Cómo puede sobrevivir un buitre comiendo solo huesos

Cómo puede sobrevivir un buitre comiendo solo huesos

Un estudio, liderado por investigadores de la Universitat de Lleida que hace años asesoraron a la Diputación de Gipuzkoa, revela diferencias en la composición química de los huesos en función de la edad, parte anatómica y especie a la que pertenecen

JAVIER PEÑALBASan Sebastián

La revista ‘Scientific Reports’, de acceso abierto del grupo Nature, publica un artículo basado en las ventajas que una dieta especializada en el consumo de huesos puede ofrecer a especies osteófagas como el amenazado quebrantahuesos.

Antoni Margalida y Daniel Villalba, investigadores del Departamento de Ciencia Animal de la Universitat de Lleida (UdL), explican que «por primera vez hemos podido hacer una aproximación a las ventajas que una dieta aparentemente poco nutritiva basada en huesos, como es la del quebrantahuesos, puede permitir a esta especie sobrevivir en zonas montañosas sometidas a una rigurosa climatología».

Margalida es toda una autoridad en la materia que ha dedicado los últimos treinta al estudio y conservación de las aves carroñeras y, en especial, del quebrantahuesos, especie de la que ha publicado más de 40 artículos científicos. Ademas, asesoro a la Diputación de Gipuzkoa cuando hace unos años, se denunciaron ataques de buitres a ganado.

Los investigadores iniciaron el estudio analizando las diferencias en el contenido energético de diferentes partes anatómicas y especies en función del tiempo que permanecían en la intemperie. Para ello seleccionaron diferentes partes anatómicas (tibias, fémures y escápulas) frescas pertenecientes a ovejas y cerdos y analizaron el contenido nutritivo (materia seca, grasa y proteína) para compararlo con los mismos huesos que habían permanecido más de 3 meses en el campo. Los resultaros fueron sorprendentes ya que según los autores «en términos energéticos, un fémur seco de oveja de 140 g es equivalente a 111 g de carne fresca».

Más hallazgos

Otro de los hallazgos realizado por los investigadores es que «los huesos frescos contienen un 108% de energía en comparación a carne fresca y los huesos secos retienen hasta el 90% de la proteína encontrada en huesos frescos». De acuerdo con los resultados del estudio «un quebrantahuesos necesitaría anualmente 583 fémures frescos para obtener los requerimientos energéticos necesarios para sobrevivir, mientras que si estuvieran secos necesitaría casi el doble, en total 917».

España, con alrededor de 130 parejas reproductoras, alberga más del 60% de la población europea de quebrantahuesos estimada en poco más de 200 parejas. El éxito reproductor de la especie y la gestión de los puntos de alimentación suplementaria podría mejorarse con los resultados del estudio que sugiere que los huesos de cerdo son más ricos en grasas y los fémures pueden ser más nutritivos que otras partes anatómicas. Según los autores, un mejor conocimiento de los niveles nutritivos de los restos de comida puede permitir mejorar los modelos teóricos de explotación de los recursos tróficos, las acciones de conservación e incluso mejorar el conocimiento del uso de carro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos