Un científico predice la sexta extinción masiva de especies marinas para el año 2100

Un investigador del Massachusetts Institute of Technology advierte de que las emisiones de dióxido de carbono han aumentado constantemente desde el siglo XIX

EUROPA PRESSMadrid

Un científico del Massachusetts Institute of Technology (MIT) advierte de que para el año 2100, es decir, dentro de 83 años, los océanos podrían albergar el carbono suficiente para provocar el exterminio masivo de especies en los próximos milenios.

Las emisiones de dióxido de carbono han aumentado constantemente desde el siglo XIX, pero descifrar si este reciente aumento en el carbono podría conducir a la extinción en masa ha sido un reto hasta el momento para los investigadores. Esto se debe, principalmente, a que es difícil relacionar antiguas anomalías de carbono, que ocurren durante miles o millones de años, hasta las interrupciones de hoy en día, que han tenido lugar durante poco más de un siglo.

En los últimos 540 millones de años, la Tierra ha sufrido cinco eventos de extinción en masa, cada uno involucrando procesos que alteraron el ciclo normal de carbono a través de la atmósfera y los océanos. Estas perturbaciones en carbono se desarrollaron cada una durante miles y millones de años y coinciden con el exterminio generalizado en todo el mundo de especies marinas.

Umbrales de catástofre

El profesor de geofísica del Departamento de Ciencias Atmosféricas y Planetarias del MIT y co-director del Centro Lorenz del MIT, Daniel Rothman, que ha analizado estos cambios significativos y estos cinco eventos de extinción masiva, ha identificado "umbrales de catástrofe" en el ciclo del carbono que, si se superan, conducirían a un entorno inestable y, en última instancia, a la extinción en masa.

En un artículo publicado en 'Science Advances', el investigador sugiere que la extinción en masa ocurre si uno de los dos umbrales es cruzado. Por un lado, para los cambios en el ciclo del carbono que ocurren en escalas de tiempo largas, las extinciones seguirán si esos cambios ocurren a velocidades más rápidas de las que los ecosistemas globales pueden adaptarse. Para las perturbaciones del carbono que tienen lugar en escalas de tiempo más cortas, el ritmo de los cambios del ciclo del carbono no importará; en cambio, el tamaño o magnitud del cambio determinará la probabilidad de un evento de extinción.

Tomando este razonamiento teniendo en cuenta el tiempo, Rothman predice que, dada la reciente subida de las emisiones de dióxido de carbono en una escala de tiempo relativamente corta, una sexta extinción dependerá de si una cantidad crítica de carbono se agrega a los océanos. Esa cantidad, según calcula el experto, es de unos 310 gigatoneladas (1 gigatonelada = 1.000 millones de toneladas), y estima que esta cantidad es equivalente a la cantidad de carbono que el ser humano habrá agregado a los océanos para el año 2100.

No obstante, Rothman asegura que consecuencias ecológicas desastrosas de este posible evento tardarían en llegar en unos 10.000 años, pero sería a partir del año 2100 cuando el mundo podría haberse iniciado en un "territorio desconocido". "Esto no quiere decir que el desastre ocurra al día siguiente -reflexiona Rothman-. Significa que, si no se controla, el ciclo del carbono se movería hacia un ámbito que ya no sería estable y se comportaría de una manera que sería difícil de predecir". Pero el investigador advierte: "En el pasado geológico, este tipo de comportamiento está asociado con la extinción en masa".

Fotos

Vídeos