«Hay que poner fin a la expedición de rescate»

El periodista Sebastián Álvaro recuerda que la recuperación de los cuerpos de Zerain y Galván «ya sería difícil en el Pirineo»

JAVIER MUÑOZ

«No tiene sentido seguir. Hay que poner fin a la operación de rescate», ha declarado a este periódico el periodista y explorador Sebastián Álvaro, que ha dado la noticia de que la baliza del vitoriano Alberto Zerain y el argentino Mariano Galván había sido localizada por el helicóptero paquistaní en la arista Mazeno del Nanga Parbat. Con ese hallazgo se confirmó la hipótesis de una avalancha como causa del accidente, y la probabilidad de que los dos alpinistas hayan muerto es del 99,9% según los expertos. «La decisión de qué hacer corresponde a la familia, pero entiendo que no debemos poner vidas en peligro para ascender a 6.000 metros y emprender una operación que ya sería difícil en el Pirineo», asegura Álvaro.

La aeronave confirmó los peores presagios que todos imaginaban a tenor de la secuencia de comunicaciones recibida desde el Karakorum el pasado fin de semana. El último mensaje de Zerain es del viernes e informa de que está esperanzado. El sábado, sobre las cuatro de la mañana, llega la señal de la radiobaliza. A eso de las 9 se produce la avalancha y a partir de entonces el aparato emite casi de forma ininterrumpida hasta la una de la madrugada, hora en que se apaga cuando la batería se agota por el frío.

La ausencia de noticias alarmó de inmediato a familia y compañeros de los escaladores, porque no respondía a la forma de ser y de actuar de Alberto en sus expediciones. «Era sistemático» recuerda Sebastián Álvaro. «Montaba la tienda, activaba la radiobaliza para marcar la posición, la apagaba para no consumir batería, y enviaba un mensaje por el teléfono satélite», añade.

MÁS INFORMACIÓN

Fotos

Vídeos