Una policía declara ahora que la joven le manifestó que la habían grabado

Agustín Martínez, abogado de tres de los jóvenes acusados de la supuesta violación, atendiendo a los medios ayer en Pamplona./EFE
Agustín Martínez, abogado de tres de los jóvenes acusados de la supuesta violación, atendiendo a los medios ayer en Pamplona. / EFE

La agente afirma en el juicio que la chica lo declaró en la denuncia que presentó el 7 de julio de 2016, pero que ella no lo reflejó en el expediente

GABRIEL GONZÁLEZPAMPLONA.

Fueron las dos últimas preguntas a la última testigo del último día de pruebas del juicio. «¿Le dijo la joven que le habían grabado?», preguntó el abogado del exguardia civil. «Sí», contestó la policía municipal que recogió su denuncia aquel 7 de julio de 2016. «¿Y por qué no lo reflejó?». «No lo sé», añadió la agente. «No hay más preguntas, señoría», concluyó exultante el letrado de la defensa. La declaración de la policía, que aporta un dato que no recogió en su día en el expediente y que contradice lo afirmado por la joven, apoya la baza de las defensas, que cuestionan la credibilidad de la víctima de la presunta violación grupal ocurrida en los Sanfermines de hace un año. Las defensas también creen que las palabras ayer de la agente avalan su tesis de que la denuncia se debió a que la joven se vio abandonada en el portal por los cinco jóvenes con los que había mantenido relaciones sexuales, según ellos consentidas, a que además lo habían grabado y después le habían robado el móvil. Para las acusaciones, en cambio, es irrelevante si la policía cometió el error en su día o si lo hizo ayer por un fallo de memoria, lo que cuenta, valoran, es lo declarado por la joven, que siempre ha mantenido, en instrucción y durante el juicio, que no sabía que le habían grabado.

La agente de policía narró en el juicio, que se reanuda el lunes a puerta abierta, que tomó manifestación a la joven a las 7 de la mañana del 7 de julio de 2016, nada más regresar ella del hospital donde fue atendida. Afirmó que la joven estaba seria, callada. Las defensas -era una testigo propuesta por una de ellas- le fueron preguntando por los aspectos que recogió en la declaración. En la denuncia se indicaba que le ofreció a la joven abogado y psicólogo y respondió que no los precisaba; y que la víctima declaró que durante el camino se sintió molesta y que por eso cambió de dirección, que entonces la agarraron del brazo y la introdujeron en el portal (en el juicio la joven afirmó que no la metieron por la fuerza)...

A todas estas cuestiones, la agente respondió que si las había recogido así en su comparecencia era porque así se lo habría dicho la joven. Acerca del recorrido que redacta en su manifestación, la policía reconoció que le dibujó un mapa de la zona a mano y que la joven le indicó por dónde creía que habían caminado hasta llegar al portal de Paulino Caballero donde presuntamente fue agredida, ya que la joven no conocía la ciudad.

Al llegar el turno del último abogado -los demás ya no podían volver a preguntar-, éste le planteó si la joven le dijo que sabía que la habían grabado durante la agresión sexual. Y para sorpresa de todos, la agente declaró que sí, algo que no consta en los tres folios de declaración que ella misma redactó. La joven firmó esa comparecencia, en la que no figura que lo supiera, y al día siguiente (8 de julio) declaró ante el juez de instrucción que ella desconocía que le estaban grabando durante los hechos. Lo mismo afirmó la semana pasada en el juicio.

Para las defensas de los cinco jóvenes acusados, lo declarado ayer por la policía da un giro a su favor al caso y será un argumento con el que intentarán convencer al tribunal de que la denuncia de la joven tenía un móvil espúreo (que actuó movida por venganza, enemistad o resentimiento) y que es un elemento que genera dudas acerca de la credibilidad de su testimonio.

Los datos

1. Los hechos
Ocurrieron la madrugada del 7 de julio de 2016 en el interior de un portal de Pamplona.
2. Las acusaciones
La Fiscalía pide 22 años y 10 meses de cárcel, la víctima 24 años y 10 meses, el Ayuntamiento de Pamplona 25 y 6 meses, y el Gobierno de Navarra 25 y 9 meses.
3. Las defensas
Reclaman la absolución. Solo uno de ellos ha reconocido que robó el móvil a la joven. Llevan en prisión provisional desde el día de los hechos.
4. Audiencia pública
El lunes y martes llegan las conclusiones del juicio, a partir de las 10 horas, en audiencia pública.

Sin embargo, las acusaciones, que reconocen que lo declarado ayer no les ayuda, creen que el testimonio de la policía no tendrá relevancia en el proceso porque «no está escrito en ninguna parte que ella sabía que la habían grabado». Y añaden que el supuesto móvil espúreo hay que fundamentarlo, no solo exponerlo.

Retiran unos muñecos

Durante la última sesión de pruebas, también declaró un amigo con el que la denunciante habló por teléfono poco antes de que ocurrieran los hechos. El hombre aseguró que la joven no le dijo que estuviera con los acusados ni que fuese a mantener relaciones sexuales con ellos, según los abogados de la acusación particular. Igualmente dijo no recordar mucho de la conversación telefónica.

El juicio continuará el lunes y el martes, en sendas sesiones a puerta abierta, con las conclusiones de las partes. Tanto el Ministerio fiscal, como las acusaciones particulares y populares mantienen sus peticiones de hasta 25 años de prisión para los acusados, cuyos letrados defienden su inocencia.

La Policía Municipal de Pamplona retiró ayer por la tarde cinco muñecos que habían sido colocados colgando de un puente, acompañados de una pancarta en la que aparecen las fotos de los cinco acusados junto a la palabra 'Justizia'.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos