200 pasajeros se quedan tirados en Londres al cancelarse su vuelo a Bilbao

La falta de información indignó a los afectados, que recibieron como solución por parte de Vueling viajar mañana a Loiu vía Barcelona

JAVIER RUIZ BILBAO

El aeropuerto londinense de Gatwick se convirtió ayer en una olla a presión. Vuelos cancelados, horas y horas de espera, falta de información y centenares de viajeros damnificados fueron las consecuencias que provocó el aterrizaje de emergencia de un avión de Air Canada tras estallarle una rueda durante el despegue. La incidencia obligó a cerrar por la tarde la pista principal durante varias horas y desencadenó una cascada de retrasos y anulaciones de las compañías que operan en el aeródromo británico.

Una de las programaciones canceladas fue la de Vueling a Bilbao prevista a las ocho de la tarde y con cerca de 200 pasajeros a bordo. «Ya nos mosqueó el retraso en asignar al vuelo puerta de embarque. Luego nos anunciaron que se retrasaba, luego que nos metían en otro vuelo... Y todo ello enmedio de una falta de información constante y sin que nadie de la compañía diera la cara. Nos mandaban de un mostrador a otro donde nos agolpábamos cientos de personas en busca de información y una señorita nos decía que no sabía nada, eso sí, en un perfecto inglés», explicaba Alberto, uno de los afectados, que tenía como destino final Santander.

Finalmente, pasadas las once de la noche, les metieron en autobuses que les trasladaron, tras más de una hora de desplazamiento, a un hotel «en mitad del campo y por supuesto sin habernos informado previamente». El enfado entre los viajeros era patente, no tanto por la suspensión del vuelo en sí misma como por la falta de información de la aerolínea.

«Esto es de juzgado de guardia. Vueling se ríe a la cara de nosotros y nos dejan tirados como colillas», afirmaba Asier. «De mí no se ríen más», sentenció tras gastarse 500 euros para poder embarcar hoy en un avión de British Airways con destino a 'La Paloma' porque la solución que les ofreció la compañía fue volar mañana a Loiu vía Barcelona «y por motivos laborales no puedo esperar aquí dos días».

Esta propuesta colmó el vaso de la paciencia del pasaje. «Nos meten en un vuelo el miércoles mientras desde Bilbao nos cuentan que están vendiendo plazas para el vuelo del martes», recalcó Asier.

Fotos

Vídeos