Los pasajeros atrapados en Madeira vuelan ya rumbo a Madrid

Colas en la ventanilla de la agencia 'Portway', donde los afectados han realizado el check in.
Colas en la ventanilla de la agencia 'Portway', donde los afectados han realizado el check in. / VANESA LORENZO

Hasta 15.000 usuarios se han visto afectados desde el sábado por las cancelaciones y desvíos causados por el viento en el aeropuerto Cristiano Ronaldo

JULIO ARRIETA

Más de medio centenar de pasajeros procedentes de Bilbao que se encontraban atrapados desde el pasado sábado en Madeira sin poder regresar a la capital vizcaína en avión, debido a los fuertes vientos que azotan al archipiélago portugués, vuelan ya rumbo a Madrid, según ha informado una de las afectadas, Vanesa Lorenzo.

El vuelo de regreso a Bilbao tendría que haber partido a las 18.10 horas del pasado sábado. Iberia reubicó a los 54 pasajeros en diferentes hoteles, aunque después de dos noches se les informó que debían abandonar sus habitaciones, porque no había sitio para seguir en ellas. Finalmente, las agencia de viaje se han puesto en contacto con los pasajeros afectados a primera hora de esta mañana para informarles de que se les ubicará en un vuelo a Madrid, que partirá sobre las 12.30 horas desde la isla. Asimismo, según ha indicado Lorenzo, esta misma tarde tomarán otro vuelo de regreso a Bilbao.

Air Nostrum, la aerolínea franquiciada de Iberia para vuelos regionales, ha programado vuelos especiales para intentar paliar los efectos del temporal que está afectando al archipiélago portugués. Según ha informado la compañía en una nota de prensa, si las condiciones meteorológicas en el aeropuerto de Madeira lo permiten, Air Nostrum operará este martes seis vuelos entre Funchal y Madrid, tres en cada sentido.

La aerolínea trata así de atender las necesidades surgidas ante la imposibilidad de operar en el aeropuerto de Madeira este fin de semana, lo que ha obligado a alojar a los pasajeros afectados en hoteles. La limitada capacidad hotelera de la isla en el momento más alto de la temporada de verano y la coincidencia en la misma situación de numerosas compañías, con más de 60 vuelos cancelados que han dejado en tierra a 15.000 pasajeros, han complicado las tareas de alojamiento de los afectados, según la compañía.

Atrapados desde el sábado

El vuelo de regreso, operado por Iberia, «tendría que haber partido a las 18.10 horas del pasado sábado», según explica Vanesa Lorenzo, atrapada en Madeira con su pareja después de pasar unos días de vacaciones. «Llegamos al aeropuerto con bastante antelación y ya entonces vimos que el vuelo se había cancelado. Se ve que sabían con tiempo que no se iba a poder volar a consecuencia del viento».

El aeropuerto de la isla lleva varios días sufriendo rachas de más de 90 kilómetros por hora. El Instituto Portugués del Mar y la Atmósfera (IPMA) mantiene activa la alerta amarilla para la costa sur de Madeira ante la previsión de vientos de 80 km/hora (la pista del Cristiano Ronaldo está considerada como una de las más peligrosas del mundo por las turbulencias que se forman cuando las corrientes de aire superan los 30 por hora).

El total de pasajeros afectados por las cancelaciones y desvíos de vuelos en Madeira alcanzaba este lunes los 15.000, según informó el secretario regional de Turismo, Eduardo Jesus. El grupo que volvía a Bilbao está formado por 54 personas. «Iberia nos reubicó en varios hoteles. Nos dijeron que nos informarían en la recepción de cada uno sobre cuándo íbamos a poder volar».

El alojamiento se cerró para la primera noche, «del sábado al domingo, día que pasamos sin tener más noticias», hasta que «supimos que no había vuelo y nos quedamos en los mismos hoteles». El problema surgió el lunes, cuando seguía sin haber aviones pero también 'desapareció' el alojamiento.

«En los hoteles no podían acogernos más noches y nos hemos visto con las maletas en la calle», cuenta Lorenzo. En recepción «nos han dicho que, como desde Iberia nadie se había puesto en contacto desde el domingo con el hotel, y como sólo teníamos nuestras habitaciones reservadas hasta las doce, sintiéndolo mucho debíamos dejarlas libres» al estar ya reservadas.

«Lo último que supimos de Iberia fue que seríamos informados desde la recepción, pero no nos solicitaron un teléfono de contacto ni nada». Desde entonces «solo contactaron con el hotel para prolongar nuestra estancia una segunda noche». El lunes por la tarde, el grupo de Bilbao, que lleva tres días sin pisar el aeropuerto, volvió a encontrar alojamiento, «pero ha sido gracias a nuestra agencia de viajes, que se ha portado de maravilla y nos han solucionado la papeleta», detalla Lorenzo.

Fotos

Vídeos