Un otoño muy cálido y muy seco da paso a un invierno con temperaturas superiores a las normales

Un otoño muy cálido y muy seco da paso a un invierno con temperaturas superiores a las normales

Los meteorólogos, pendientes del fenómeno de la ‘Niña’ que podría dejar precipitaciones en la vertiente atlántica y la mitad norte peninsular durante los próximos meses

J. LUIS ALVAREZ

El otoño de 2017 ha sido el más cálido desde 1965 y el sexto con temperaturas más altas de este siglo. Además también fue el más seco desde el año 2000 y el tercero de los últimos 52 años, por detrás de 1978 y 1981. Según el avanzan de las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) para este invierno, durante los próximos tres meses, hay probabilidades de que las temperaturas vuelvan a ser superiores a la media en todo el país, mientras que sobre las precipitaciones los meteorólogos mantienen la “cautela”, porque los modelos de predicción no son nada claros y se espera que la vertiente atlántica y la mitad norte peninsular se puedan sentir los efectos del fenómeno de la ‘Niña’ con abundantes lluvias. Las navidades podrían estar pasadas por agua desde el lunes, aunque tampoco se puede precisar lo que ocurrirá a partir del día 30 de diciembre.

La portavoz de la Aemet, Ana Casals, detalló que el pasado otoño (meteorológico: septiembre, octubre y noviembre) tuvo un carácter “muy cálido, con una temperatura media de 16,7 grados, 0,8 por encima de la media de esta estación”. Por regiones fue “extremadamente cálido” en el cuadrante suroeste peninsular y Canarias, “mientras que resultó normal o algo frío en el noroeste”, mientras que en el resto fue “cálido” y en Baleares “frio o extremadamente frío”. Las anomalías térmicas más acusadas se produjeron en Andalucía con un aumento de tres grados y Extremadura y Canarias con dos; y en Baleares con una caída de entre cero y menos un grado. En todo caso, se observó una caída de las mínimas en todo el país de 0,3 grados.

Casals destacó el mes de octubre como “extremadamente cálido” en Extremadura, Madrid, centro y oeste de Andalucía y amplias zonas de Castilla y León. La máxima del otoño se alcanzó en el aeropuerto de Córdoba con 39,5 grados y la mínima menos once grados se registró en Molina de Aragón (Guadalajara).

Respecto a las precipitaciones, la media quedó en 84 mm, un 59% del valor medio para este trimestre. Según la portavoz de la Aemet, fue “extremadamente seco” en Extremadura, Comunidad Valenciana, sur de Murcia, en una extensa franja de la mitad norte peninsular que abarca desde Castilla y León, centro de Aragón, Madrid, Norte de Castilla-La Mancha y desembocadura del Ebro. Solo fue normal o algo húmedo en los litorales Cantábrico y de Andalucía y parte oriental de Mallorca. Y es en el norte de Cantabria, País Vasco, noroeste de Navarra, áreas del centro de Andalucía y este de Mallorca donde las precipitaciones fueron superiores a las normales. Lo peor fue para Cataluña donde se recogió un 75% menos de lluvia, mientras que no llegaron a la mitad de los valores normales las precipitaciones el centro peninsular, Menorca, Ibiza, La Palma y el Hierro. Ana Casals subrayó que septiembre y octubre fueron “los meses más secos de lo que llevamos de siglo XXI”.

Cambios en el invierno

La llegada del invierno meteorológico en diciembre ha reportado cambios en la atmósfera, pese a iniciarse con tres grados por encima de los valores medios. Sin embargo, la llegada de la borrasca ‘Ana’ cambió el panorama, “por lo que va del mes de diciembre la temperatura media queda por debajo de los valores normales en más de un grado”, dijo Casals. En lo que respecta a las precipitaciones, ocurrió lo mismo con la llegada de ‘Ana’, que llegó a dejar entre 100 y 200 mm de agua en zonas de Galicia, nieve en la mitad norte y amplias zonas del interior. “El resultado es que en lo que va de mes las precipitaciones acumuladas para el conjunto del territorio están próximas al valor normal, aunque quedan por debajo de estas los valores de la vertiente mediterránea”, añadió la responsable de Aemet.

La predicción estacional para este invierno, Ana Casals apuntó a un aumento de la media de las temperaturas y unas precipitaciones que podrían estar en los valores normales. Sin embargo, no pudo precisar este dato, dado que en los próximos meses el norte peninsular estará afectado por el fenómenos meteorológico de la ‘Niña’, que suele dejar importantes precipitaciones, “pero serán al norte del paralelo 45” (que traza una línea imaginara entre la península y las islas Británicas). En todo caso, la experta indicó que las ‘Niña’ de este año será “débil’ en comparación con episodios anteriores.

Y para los próximos días, hasta Navidad, se espera una atmósfera estable, pero a partir del martes y el miércoles se puede producir cambios, anunció Javier Rodríguez, jefe de Predicción Operativa de la Aemet, con “un aumento de la inestabilidad”. Un frente llegará por el oeste que hará subir las mínimas. Las precipitaciones se ceñirán, según los modelos meteorológicos, a Galicia, el norte y el centro, mientras que las precipitaciones en forma de nieve podrían ir bajando hasta una cota de 1.000 metros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos