Osakidetza fortalecerá su plan frente a las resistencias a los antibióticos

Osakidetza fortalecerá su plan frente a las resistencias a los antibióticos

El objetivo, enmarcado en la nueva Estrategia de Seguridad del Paciente, es prescribir aquellos antibióticos estrictamente necesarios

IKER MARÍN

Seis nuevas líneas de acción protagonizan la renovada Estrategia de Seguridad del Paciente de Osakidetza para el periodo 2017-2020. El objetivo es seguir avanzando hacia la máxima reducción posible de riesgo para las personas. Jon Darpón, consejero de Salud, Andoni Arcelai, director de Asistencia Sanitaria de Osakidetza, y Enrique Peiró, coordinador de Salud Pública y Seguridad de Osakidetza, han sido los encargados de presentar este lunes las líneas maestras de una acción en la que destaca la generalización de los Programas de Optimización en la Prescripción de Antibióticos (PROA).

Enmarcado en un plan europeo de acción contra las resistencias antimicrobianas, este programa está orientado a prescribir aquellos antibióticos estrictamente necesarios, evitando tratamientos superfluos e intentando seleccionar el más adecuado en cada caso. «Las bacterias son seres vivos, se hacen inteligentes y las resistencias a los antibióticos, sobre todo, en el ámbito hospitalario es un problema cada vez más frecuente», ha anunciado el consejero.

Por su parte, el doctor Peiró ha reconocido que con esta decisión se busca que «los médicos hagan una mejor prescripción con unos métodos de diagnóstico más rápido y que luego el consumo por parte de los pacientes sea el correcto».

Los responsables del servicio vasco de salud también han hecho hincapié en la gestión de los incidentes de seguridad, «tanto en los que se desarrollan sin daño para el paciente, como también a partir de los que sí lo ocasionan».

Las segundas y terceras víctimas también se incorporan a esta nueva línea de acción. «Los pacientes son nuestra primera prioridad pero también queremos atender a los profesionales implicado (segundas víctimas) así como a las organizaciones en las que se producen los incidentes (terceras víctimas)», ha explicado Darpón.

La seguridad del paciente en los Servicios de Urgencias, -«un ámbito específico en el que la probabilidad de incidentes de seguridad mayor»-, también está presente en esta línea de actuación, así como las buenas prácticas en los pacientes hospitalizados en riesgo de desnutrición y las buenas prácticas para la prevención de la incontinencia urinaria.

Este nuevo plan de seguridad del paciente persigue garantizar la continuidad del conjunto de líneas de acción y de proyectos implantados en la anterior estrategia que comprendía el periodo 2013-2016 y «que ha obtenido importantes logros».

La evaluación de los resultados obtenidos, clave como punto de partida para la elaboración de la nueva estrategia, ha constatado logros varios. Ha destacado el consejero el sistema de notificación y aprendizaje en seguridad del paciente a disposición de los trabajadores de Osakidetza. Así, «de los 1.604 incidentes notificados en 2013 se pasó a 4.361 en 2017», ha dicho.

Además se ha logrado la implantación en el 100% de la red de Osakidetza del brazalete corporativo que garantiza la identificación externa inequívoca de todos los pacientes y los avances logrados en el ámbito de la prevención y control de las infecciones relacionadas con la propia asistencia sanitaria. «A reseñar el caso de la neumonía asociada a ventilación mecánica donde en esos tres años se ha conseguido reducir la tasa de incidencia a la tercera parte», ha anunciado Darpón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos