La oposición reprocha a Urkullu que el pacto está «vacío de contenido»

A. A.

«Vacío de contenido», «un ejercicio de populismo» o un plan «que llega más de dos años tarde» fueron algunas de las críticas que vertieron ayer los partidos de la oposición a la nueva estrategia de natalidad presentada por el lehendakari, Iñigo Urkullu.

Desde EH Bildu, Nerea Kortajarena reprochó al lehendakari que dé «continuidad a políticas que ya han fracasado», al «poner el foco» en la ampliación de las ayudas por el nacimiento del segundo hijo, «ya que las evaluaciones que se han hecho hasta ahora sobre los efectos de esa medida demuestran que no es eficaz. ¿De verdad cree Urkullu que una persona va a decidir tener un hijo o hija porque le vayan a dar 500 euros?», se preguntó. A juicio de la coalición abertzale, con el anuncio «Urkullu no buscaba la eficacia, sino simplemente hacer un ejercicio de populismo y efectismo».

«¿De verdad cree Urkullu que una persona va a tener un hijo porque le vayan a dar 500 euros?» Nerea Kortajarena | EH Bildu

«Se queda corto si no se especifica con qué presupuesto se financiarían las medidas» Tinixara Guanche | Podemos

«Elude los compromisos del propio Gobierno Vasco, que anunció 200 millones de inversión hasta 2020» Laura Garrido | PP

«No es más que una declaración de buenas intenciones vacía de contenido», acusó Tinixara Guanche, de Elkarrekin Podemos. La parlamentaria consideró que el compromiso «se queda corto si no se especifica cómo se implementarían las propuestas, ni cuál sería el reparto de responsabilidades entre instituciones, ni con qué presupuesto se financiaría». Para Guanche, es necesario dotar a los jóvenes de oportunidades reales de futuro, para lo cual considera «fundamental» un empleo de calidad, una vivienda asequible y la posibilidad de emancipación.

El PP mostró su decepción porque la estrategia «no solo llega con más de dos años de retraso, sino que elude los compromisos de financiación del propio Gobierno Vasco», denunció la parlamentaria Laura Garrido. Recordó que Urkullu comprometió en marzo de 2016, «en precampaña electoral», una inversión cuatrienal hasta 2020 de 200 millones de euros en políticas de familia, «que a día de hoy no se han materializado en medidas concretas». Los populares vascos precisaron que han sido las enmiendas de su grupo en los presupuestos de 2017 y 2018 las que han incrementado el presupuesto en materia de familia».

Por su parte, el sindicato LAB reclamó que en el pacto se incluya la gratuidad de las haurreskolas. «Nos parece una vergüenza tener que pagar 210 euros mensuales por un servicio educativo de 8 horas. Además, en las escuelas infantiles de los municipios pequeños, hoy en día ni siquiera se garantiza ese servicio, ya que únicamente se ofrecen 7 horas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos