Se hace una operación de estética y ahora odia todavía más su cuerpo

Se hace una operación de estética y ahora odia todavía más su cuerpo

«La cirugía funcionó muy bien al principio, pero empecé a tener reflujo ácido y tuve que volver al hospital»

C- GARCÍA

Los médicos aconsejaron a Jessica Valoy, de 30 años, someterse a una operación de reducción de estómago. Antes pesaba 140 kilos y el sobrepeso no le permitía tener una vida normal. Meses después de operarse, ha conseguido adelgazar 55 kilos, pero su cuerpo no es como a ella le gustaría.

Esta joven norteamericana está muy acomplejada porque, tras perder los kilos que le sobraban, le han quedado bolsas por el abdomen, las piernas y los brazos. Valoy admite odiar su cuerpo aún más que antes de la operación, la cual los médicos consideran un éxito.

Jessica se operó antes de casarse para lucir delgada en la boda. «La cirugía funcionó muy bien al principio, pero empecé a tener reflujo ácido y tuve que volver al hospital», explica la chica en el diario The Sun, tres semanas después tuvo que volver al hospital para tratarse de ese problema. En la actualidad, no tiene ningúna complicación ni secuela.

«Le digo a mi marido parezco un perro Shar-Pei. Creo que mi cuerpo es aún más feo ahora», explica Valoy muy acomplejada por la piel que le sobra. Para eliminarlo, debe volver a pasar por el quirófano, sin embargo, la operación ronda los 45.000 y 67.000 euros, algo que no puede pagar Jessica.

Como solución, Jessica ha iniciado en la red una campaña de 'crowdfunding' para conseguir ayuda económica y poder hacerse la cirugía estética que le gustaría.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos