Cuando es el Olentzero el que te escribe la carta

Dos madres de Vitoria lanzan un negocio online de cartas en nombre del carbonero, los Reyes Magos y Papá Noel. En un mes han escrito ya 4.000 misivas

Cuando es el Olentzero el que te escribe la carta
YOLANDA VEIGA

Adriana Poveda se ha pluriempleado y ahora ejerce de paje y ayudante de carbonero a tiempo parcial. En horario nocturno, concretamente, porque estos días no se acuesta antes de las dos o las tres de la madrugada. Mientras sus hijos sueñan con la carta del Olentzero ella la escribe. Las escribe, en plural, porque 'firma' decenas cada noche. Esta navarra afincada en Vitoria, autónoma de la rama textil de 36 años, ha montado junto a su amiga y socia Carmen Moreno (vitoriana de 41) el negocio online 'Cartas encantadas'. Se dedican a escribir misivas a los niños en nombre del Olentzero, los Reyes Magos y Papá Noel. «Sus padres, abuelos, tíos... nos escriben contándonos los hobbies de sus hijos, si se portan bien en clase, si deben ayudar más en casa o cuidar de su hermanito... y nosotras les hacemos llegar una carta personalizada».

Con matasellos de 'los montes vascos' si el remitente es Olentzero, de 'Oriente' si son los magos y del 'Polo Norte' si se trata del barbudo que viste de rojo. Dentro de un sobre lacrado, la sorpresa: «Querido Jon: Ya queda poco para que nos veamos otra vez, estoy deseando volver a Donosti para hacerte una visita. Sé que este año te has portado muy bien, has sacado buenas notas en euskera y estás cuidando muy bien de tu hermana pequeña. También me he enterado de que te encanta patinar y hacer puzzles... Por cierto, dale recuerdos a tu amigo Ander». La carta es inventada pero así más o menos son las que reciben los chiquillos. «Hay padres que nos han escrito contando que al abrirla sus hijos se han puesto a llorar de la emoción o que temblaban tanto que no podían acabar de leerla. Como cuentan cosas tan personales, como quién es su mejor amigo, o cómo se llama su hermana... los niños creen que efectivamente los Reyes o el Olentzero les conocen... Es muy bonito».

Adriana tiene ya preparada la carta de sus hijos porque en este caso en casa del herrero nada de cuchara de palo. «Aunque el pequeño tiene año y medio y no se va a enterar, le he escrito una igual que al mayor que tiene 4 años. Si no seguro que éste pregunta: '¿Y a mi hermano por qué no le ha llegado la carta?' Mi amiga Carmen ya las ha enviado a su casa y dice que los niños están encantados».

La carta tiene un precio de 9,99 euros, llega en un plazo de cinco o diez días y se le pueden añadir extras como un 'certificado de buen comportamiento' a nombre del niño (1,95 euros más). «Lo piden muchísimos padres», cuenta Adriana que ideó este negocio hace unos meses, cuando descubrió que algo parecido se hacía en Estados Unidos. «Se lo comenté a mi amiga Carmen, a la que conozco porque nuestros hijos estudian juntos, y le gustó la idea. Empezamos a trabajarla en mayo, hicimos una pequeña inversión entre material, contratar a una diseñadora para que hiciera los dibujos, los matasellos de los Reyes... y en noviembre lanzamos el negocio online».

En este mes largo han recibido «más de 4.000 peticiones de cartas». «Hay que rellenar un formulario online donde se piden datos del niño, de sus aficiones, de cómo va en el cole, en qué necesita mejorar... A veces los padres aprovechan para que pongamos que tienen que portarse mejor con su hermano o ayudar más en casa. Piensan que si los chavales creen que es el Olentzero quien se lo dice van a hacer más caso».

- ¿Hasta cuándo dura el misterio?

- Depende del niño, pero acaban descubriéndolo entre los 7 y los 9 años.

Para minimizar el impacto, Adriana y Carmen han ideado un modelo de carta que haga «más dulce la transición». «Les decimos que como los Reyes o el Olentzero son ya un poco mayores y hay muchos niños en el mundo a los que llevar regalos, que a partir de ese año le van a dejar el encargo a sus padres», explica Adriana. Le preguntamos cuándo descubrió ella el 'secreto' y no se acuerda, pero dice que tuvo que ser tarde. «Unos amigos de mis padres se disfrazaban de Reyes Magos y venían a a medianoche a casa. Mis primos y yo les esperábamos ansiosos todo el día y, de repente, entraban en el salón con pajes y todo, cargados de regalos. Y se quedaban a comer tarta y a beber champán. Cuando los amigos del colegio me decían que no existían yo insistía en que sí. ¡Pero si iban a mi casa! Mi socia Carmen me contó que a ella se lo contó una monja del colegio y la pobre se llevó un disgusto...».

Ellas, con las cartas, pretenden justamente lo contrario, alimentar la ilusión, estirarla lo que se pueda. «Lo mejor es cuando los niños tienen ya 6 ó 7 años y saben leer. Les hace una ilusión...».

- ¿Quién está más solicitado Olentzero, los Reyes o Papá Noel?-

- En Euskadi algo más el Olentzero, pero mandamos cartas a toda España y en el conjunto global ganan con diferencia los Reyes. Al principio pensábamos que lo de Papá Noel no se llevaba aquí pero hemos comprobado que sí.

De cada personaje tienen tres modelos de carta, de manera que si hay varios hermanos no reciban todos la misma misiva, y el Olentzero escribe en euskera si así se solicita.

- ¿Y quién lo solicita?

- Nos escriben, sobre todo, madres. Padres en mucha menor proporción. Y también tías, madrinas...

Estos días Adriana y Carmen reciben 300 ó 400 peticiones al día. «Hemos tenido que pedir a dos chicas que nos ayuden en meter las cartas en los sobres porque si no, no llegamos». Para no arriesgarse a llegar tarde aceptan peticiones hasta una fecha límite. Para el Olentzero y Papá Noel ya no hay tiempo, pues el plazo acababa este pasado domingo. Para los Reyes Magos, se puede solicitar hasta el 27 de diciembre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos