El objetivo para 2020 en Euskadi es reducir las desigualdades en salud

El objetivo para 2020 en Euskadi es reducir las desigualdades en salud

La meta de la Consejería de Salud es definir las prioridades para mejorar la salud infantil y adolescente

I. V. SAN SEBASTIÁN.

Euskadi se ha marcado como meta para 2020 reducir las desigualdades sociales existentes. Y en esa estrategia se enmarca el estudio 'Estado de salud, determinantes sociales y desigualdades en salud de la población infantil y adolescente en la Comunidad Autónoma Vasca del País Vasco' que ha publicado el Departamento de Salud del Gobierno Vasco. El documento se enmarca en el Plan de Salud vigente (2013-2020), que recoge 146 acciones específicas y que el consejero, Jon Darpón, ha defendido en más de una ocasión.

Además, la Oficina Regional para Europa de la OMS planteó ya en 2005 una estrategia para mejorar la salud de la población más joven, que recientemente ha sido revisada y renovada para el periodo 2015-2020. Su objetivo es definir las prioridades para mejorar la salud infantil y adolescente, poniendo especial hincapié en la lucha contra las desigualdades en salud y bajo el enfoque de los determinantes sociales de la salud, destacando la necesidad de políticas públicas integrales.

Las desigualdades de la salud significan por ejemplo tener una esperanza de vida diferente en función del lugar de residencia. Uno de los últimos estudios que ha alertado de esta brecha es el llamado 'Desigualdades en la esperanza de vida en las zonas básicas de salud', que el Servicio de Estudios e Investigación del Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco realiza periódicamente con la finalidad de identificar las áreas de la comunidad autónoma que requieren mayores esfuerzos a la hora de diseñar políticas sectoriales de salud.

Según esta investigación, los vecinos de Legazpi son los que llegan a más viejos al alcanzar una media de 80,8 años. Les siguen el barrio donostiarra de Intxaurrondo, cuya esperanza de vida es de 75,9. El mismo comportamiento se da con las mujeres de Gipuzkoa: las legazpiarras llegan a los 86,6 años, cinco más que las de Ibarra, las que menos viven del territorio. Dentro de una misma ciudad también hay diferencias. En Donostia, si es hombre parece que hay que vivir en Amara (79,8 años) o en Ondarreta (79,2). En el caso de las féminas, las zonas donostiarras que mayor y menor esperanza de vida son Egia (86,5) e Intxaurrondo (82,5).

Más

Fotos

Vídeos