La niña de 11 años que dio a luz en Murcia vivirá con una familia de acogida

Hospital Materno-Infantil de La Arrixaca./S. E.
Hospital Materno-Infantil de La Arrixaca. / S. E.

La Comunidad asume provisionalmente la guarda de la menor y la tutela del bebé, que los familiares reiteran que es hijo de su hermano

ALICIA NEGRE / E.P.Murcia

Por el momento, y hasta que todo se aclare, deberá tomar distancia de los suyos. La niña de 11 años que dio a luz a un bebé el pasado viernes en el Hospital Virgen de la Arrixaca (Murcia) vivirá temporalmente con una familia de acogida, según confirmó este martes la directora general de Familia y Mujer, Miriam Pérez. Esta familia será ajena a la suya propia y se hará cargo de la niña hasta que la Administración cuente con los informes necesarios para decidir sobre su futuro.

La Comunidad ha asumido, de forma provisional, la guarda de esta menor y la tutela de su bebé, que este martes abandonaron el hospital y se encuentran en buen estado de salud. Según explicaron fuentes de la Administración regional, el recién nacido podrá pasar a un centro de protección, a una familia 'canguro' o quedar al cuidado de algún familiar -lo que se conoce como familia extensa-, si los técnicos determinan que estos son adecuados para hacerse cargo del mismo.

Según declaró la familia ante la Policía Nacional, el bebé es hijo del hermano de la niña, que tiene 14 años. El recién nacido fue concebido, sin embargo, cuando el chico tenía 13 años y, por tanto, a efectos legales, no tiene responsabilidad. Aún en el caso de que la investigación desarrollada ponga de manifiesto que la relación no fue consentida -aunque, en principio, todo apunta a que sí lo fue-, el menor no tendrá que asumir responsabilidades penales dada su corta edad.

Protocolo de protección

Los Servicios Sociales ya se han lanzado de lleno a trabajar en este caso, mientras continúa la investigación policial. Según precisaron fuentes cercanas al caso, los agentes del Grupo de Menores (Grume) volvieron a tomar declaración ayer a la niña y a familiares y todos constataron la manifestación que ya realizaron en el hospital, en el sentido de que el bebé es hijo del hermano de la niña. Los investigadores siguen con sus pesquisas, y aguardan los resultados de las pruebas de ADN, para constatar que esta versión efectivamente es cierta.

La Policía espera los resultados de los análisis de ADN para confirmar la versión de sus allegados

A la par, la Comunidad ya activó el lunes el protocolo de protección de menores y, según explicó la directora general de Familia y Mujer, se ha abierto un expediente para determinar si la niña y su bebé se encuentran en una situación de desamparo. Para valorar esa cuestión, la Administración pedirá informes a la Policía, a su centro educativo -dado que estaba escolarizada-, a los servicios sociales del municipio donde residía, a su centro de salud de referencia... Con todo ello, se valorará si concurre en su caso un riesgo de desamparo y si este es leve o moderado, grave o muy grave. En caso de que se considere esta última opción, la niña sería separada definitivamente de su entorno y se iniciaría un proceso de adopción. En los otros dos casos, regresaría con su familia, pero con un seguimiento de los servicios sociales municipales o regionales.

A la espera de que se adopte esa decisión, la niña de 11 años pasará a vivir con una familia de acogida, gracias al programa de acogimiento temporal Acofamt. Esta iniciativa persigue, como principal objetivo, que las familias biológicas de los pequeños puedan solucionar sus problemas y que los niños vuelvan a su entorno. La Comunidad les concede un tiempo para que intenten reponerse de sus problemas y poder valorar si son capaces de ofrecer al niño un entorno seguro y adecuado. En el caso de que no sea así, se inician los trámites para que el niño pueda ser adoptado por parte de otra familia.

Este programa de acogimiento temporal se inició en el verano de 2010 y en estos años han prestado ayuda a más de 60 infantes. Pérez recordó que, en la actualidad, el Gobierno regional tutela a 1.191 menores y que 340 de ellos están en sus centros de protección. Cuando la Administración tutela a un menor, se convierte en su representante legal a todos los niveles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos