La NASA asegura que el planeta Nibiru no chocará este sábado contra la Tierra porque no existe

«La historia de Niburu ha existido hace años y se recicla periódicamente en nuevas fábulas apocalípticas», mantiene la agencia espacial estadounidense

EL DIARIO VASCO

La NASA ha salido al paso de las 'predicciones' que circulan en las redes sociales sobre un supuesto fin del mundo este sábado, 23 de septiembre, como resultado del impacto contra la Tierra de un hipotético planeta llamado Nibiru o 'planeta X', y que provocará una serie de catastróficos eventos.

"El planeta en cuestión, Niburu, no existe, por lo que no habrá colisión. La historia de Niburu ha existido hace años y se recicla periódicamente en nuevas fábulas apocalípticas", deja claro la agencia espacial estadounidense en una actualización en su web sobre otro anunciado 'fin del mundo' de 2012, como consecuencia del abrupto final del calendario maya en esa fecha.

Nibiru es el nombre de un cuerpo celeste de la mitología babilónica. Aunque en algunos círculos esotéricos se ha propuesto que se trata de un planeta más allá de Neptuno que cruza las órbitas del resto de planetas, la comunidad científica niega su existencia.

El mito se remonta a 1975 y, desde ese momento, ha sido protagonista de muchas de las predicciones sobre el fin del mundo, como las de 2003, 2012 o 2015.

Para los profetas que defienden la inminente llegada del apocalipsis, el eclipse solar del pasado 21 de agosto fue un presagio oscuro de lo que está por llegar mañana.

Dos teorías

En 2012 la NASA decidió que merecía la pena explicar por qué esto era totalmente infundado. En aquel momento, el astrónomo David Morrison dijo en un vídeo que si un planeta fuera a chocar contra la Tierra lo habríamos visto.

«Sería brillante. Sería fácilmente visible para el ojo desnudo. Si fuera real tendría una masa capaz de perturbar las órbitas de Marte o la Tierra. Veríamos cambios en las órbitas», dijo Morrison. Estas declaraciones levantaron ampollas en internet entre los amigos de la teoría apocalíptica, quienes no dudaron en confeccionar vídeos para insultar a Morrison.

Los creyentes en la idea de que Nibiru va a destruir el mundo, esta vez sí, en 2017, consideran que el motivo de no haberlo visto es porque sus años duran 3.600 años terrestres. Pero Morrison explicó que esto no tiene ningún sentido, porque si eso fuera así, hoy en día veríamos las huellas dejadas tras su paso. «Su gravedad habría alterado las órbitas de la Tierra, Venus, Marte y, probablemente, habría desmontado totalmente la órbita de la Luna». Pero en vez de eso, «vemos órbitas estables en el sistema solar interior. Vemos la Luna girando alrededor de la Tierra».

Fotos

Vídeos