Múnich exporta sus tradiciones

Múnich ha exportado su gran fiesta de la cerveza a otras capitales del mundo. Lo ha hecho a París, Roma, Sao Paulo o Asunción. También a Madrid y otras ciudades españolas. El pasado jueves comenzó la IV edición del Oktoberfest en el madrileño Palacio de Vistalegre, donde se ha instalado una réplica exacta de la carpa de la marca Paulaner, la más vendida en la capital bávara. En Madrid se sirve la misma cerveza que en Múnich -hasta 45.000 litros en total- y, como allí, va acompañada de los mejores platos importados desde la misma Alemania: 30.000 salchichas, 10.000 codillos, 5.000 pollos asados o 10.000 bretzels. Asistirán 30.000 personas. Tampoco faltarán las camareras y camareros vestidos con los tradicionales trajes bávaros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos