Una mujer herida, cuatro coches sepultados y cinco viviendas afectadas por un corrimiento de tierras en Llodio

Una mujer herida, cuatro coches sepultados y cinco viviendas afectadas por un corrimiento de tierras en Llodio

Los vecinos de los chalés de Isasi ya habían denunciado, desde 2012, el mal estado del muro que ha cedido

MARTA PECIÑA

Un mujer ha resultado herida a las nueve y media de la mañana de este jueves cuando una pared de piedra y tierra se ha derrumbado a la altura de los números 62 y 64 de la urbanización Isasi, en Llodio. La herida, que acababa de salir de su casa para dar un paseo con su perro, fue trasladada al ambulatorio de Llodio donde se le diagnosticó fractura del peroné y, posteriormente, una ambulancia la llevó hasta el hospital de Galdakao, centro de referencia para los residentes en Llodio.

El muro desprendido contenía el terreno del colegio Gregorio Marañón, adscrito al instituto Laudio. El derrumbe, de unos 50 metros de anchura, sepultó cuatro vehículos aparcados en la calle, que quedó bloqueada al tráfico de vehículos y de personas.

Denuncias anteriores

El muro de contención es de cemento pero los vecinos aseguran que «no se aprecia que haya varilla de hierro en sentido horizontal» y estaba forrado de piedra. Tanto el recubrimiento como la pared de cemento se han visto arrastrados por toneladas de tierra que han quedado sobre la calzada y la acera de la urbanización. Incluso ha invadido parte de los accesos y jardines de cinco viviendas.

Los vecinos habían denunciado con anterioridad -en el año 2012- el mal estado del muro, «porque se veía que se estaba inclinando hacia la carretera», según han señalado varios afectados. Sin embargo, los informes emitidos por el Ayuntamiento descartaban que se estuvieran produciendo movimientos preocupantes.

Tras el derrumbe, los técnicos municipales que han acudido para comprobar los daños han acordonado la zona. La decisión que han adoptado es terminar de derribar el muro afectado por el derrumbe «porque está a punto de caerse», según han señalado.

Mientras tanto, los vecinos afectados no podrán sacar los coches de sus casas y, para acceder a pie, han tenido que habilitar un paso provisional a través de sus jardines particulares eliminando parte de los setos de separación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos