Una modelo se queda prácticamente ciega de un ojo por tatuarse con tinta púrpura

Su intención era cambiar el blanco de sus ojos por el lila, para que contrastara con sus iris verde

EL DIARIO VASCO

Cuidado con la última moda del tatuaje extremo. Que se lo digan a Cat Gallinger, una modelo canadiense de 24. Quería teñir su esclerótica de color púrpura y al final se ha quedado prácticamente ciega de un ojo. Su intención era cambiar el blanco de sus ojos por el lila, para que contrastara con sus iris verde.

Cat ha publicado en su perfil de Facebook su problema para concienciar y advertir de los peligros de esta nueva moda. "Un error enorme", como ella misma reconoce. Ha colgado una imagen en la que se aprecia como la tinta líquida sale de su ojo simulando lágrimas moradas

Este tipo de tatuaje consiste en inyectar tinta para tapar las zonas blancas del ojo pero el globo ocular de Cat comenzó a expulsar todo el líquido púrpura que se había inyectado. La joven modelo ingresó rápidamente en un hospital al padecer visión borrosa y un fuerte dolor. .No es para menos. Ahora una especie de masa sólida ocupa gran parte de su esclerótica y rodea su córnea. Los médicos le han comunicado que pese a someterse a cirugías no conseguirá mejorar su visión en ese ojo.

El tatuaje se lo hizo su novio, un artista de la modificación corporal. Se especula con que podía haber utilizado una aguja más larga de lo debido, meterla demasiado dentro o inyectar el líquido de una sola vez en lugar de utilizar varias dosis más cortas.

El 'American Journal of Ophthamology' advierte de los peligros de hacerse este tipo de tatuajes en los ojos porque aún no se ha probado su inocuidad. Señala que en los peores casos, podrían provocar una pérdida del globo ocular, perjudicar a la visión hasta llegar a la ceguera total, provocar infecciones y otros males.

Fotos

Vídeos