Macarena Gómez: «No confío en las personas siempre de buen rollo»

La actriz Macarena Gómez, durante la presentación de la película de animación 'Emoji' el pasado martes. / EFE

«¡Ya es hora de que las heroínas sean mujeres!», anima la intérprete tras poner voz a 'Rebelde', protagonista del filme de animación 'Emoji'

DANIEL ROLDÁN

Macarena Gómez cree que la interpretación es «enfrentarse a retos», probar cosas nuevas para saciar la curiosidad de meterse en otros mundos. Así fue cómo Eduardo Casanova la convenció para que le ayudara en su salto a la dirección con 'Pieles', pero quitándole una de sus señas de identidad: sus ojos. «Decidió mutilarme porque me conoce mucho», dice con una sonrisa. Después, el cambio llegó al pelo. Luce un rubio platino exigencia de su último rodaje, 'En las estrellas' de Zoe Berriatúa. Y ahora pone voz a Rebelde, una de las protagonistas de 'Emoji. La película', donde ha trabajado con Quim Gutiérrez, Carlos Latre, Mario Vaquerizo y Úrsula Corberó. «Tengo entre cuatro y cinco emoticonos que siempre uso. Son la clave», afirma la actriz andaluza. El filme estará en los cines españoles a partir del 11 de agosto.

- Ciega en 'Pieles', vecina al borde de un ataque de nervios en 'La que se avecina' y ahora emoticono.

- Hay que probar cosas nuevas. No hay que quedarse en la zona de confort.

- Le habrán ofrecido muchos papeles, pero convertirse en un personaje de animación...

- Me sentí encantada cuando me lo dijeron, aunque no tenía muy claro el por qué. Nunca había doblado nada de animación y además nunca había sido una gran espectadora de animación.

- ¿Y ahora? ¿Le gusta más?

- Cuando una es madre, tiene que aprender de todo, y me estoy aficionando.

- Y además su personaje es una rebelde.

- Claro (risas). ¡Ya era hora de que la heroína sea una mujer! ¡Qué bien! Este personaje es mucho más rico y lleno de matices que muchos de los personajes de carne y hueso que me han ofrecido.

- ¿Se parece en algo a usted?

- En algo, sí. Yo es que soy muy empática y sensitiva. Sufro y empatizo enseguida con todo lo que pasa a mi alrededor y con las personas.

- ¿Y qué no le gusta?

- No confío mucho en esas personas que están siempre sonriendo de oreja a oreja y de buen rollo. Es imposible estar de buen rollo las 24 horas.

- Con tanto móvil y tantos aparatos, ¿cuál es su relación con la tecnología?

- La verdad es que le tengo un poco de pavor ante tanta tecnología que nos rodea. Y vivimos en un mundo completamente tecnológico, pero siempre tengo miedo a equivocarme, a estropearlo. El otro día llamé a un amigo que trabaja con móviles para que explicara cómo se pasaban las fotos al ordenador. Ahí lo hizo, y yo hablando con el manos libres porque tengo miedo a equivocarme.

- ¿Ese sería un objetivo de cara al futuro?

- Sí. Tengo que aprender porque si no, me quedo obsoleta. Hasta los niños de cuatro años lo hacen mejor que yo. Estos pequeños ya saben manejar el WhatsApp mejor que nosotros. Son como sus muñequitos.

- ¿Algún plan para el resto del verano?

- En agostito me voy a coger mis vacaciones, que las necesito. Y ya. En otoño, a currar.

Fotos

Vídeos