Llega la barra de bar que mide la cantidad de alcohol que tomas

Dispone de una franja como si de una vitrocerámica se tratara, con un sensor de peso e indicador lumínico

EFE

Una barra de bar dotada de un pionero sistema de medición permite saber con exactitud la cantidad de bebida alcohólica servida al cliente y tener un control de lo gastado por el establecimiento.

Ideada por Mario Acosta, la barra es uno del medio centenar de inventos que se presentaron en la V Feria de Inventos, en Elche, cuyo objetivo es difundir estos nuevos productos y encontrar inversores para comercializarlos.

La barra de bar cuenta con una serie de plataformas contiguas integradas y dotadas de un sensor de peso e indicador lumínico que, a la vista del cliente, muestra la cantidad de bebida que se está sirviendo en cada momento.

Según ha explicado su inventor, Mario Acosta, dispone de una franja como si de una vitrocerámica se tratara, que forma parte del mostrador y conforme el cliente realiza el pedido "el camarero lo teclea y se van iluminando los módulos correspondientes a cada consumición, mostrando de forma digital la ubicación de la copa e indicando qué bebidas se deben echar en cada una y la cantidad de líquido correspondiente".

De esta forma, ha asegurado, mejora la satisfacción del cliente por una mayor transparencia en las cantidades de bebidas servidas, así como un control exacto de lo gastado por el establecimiento.

El sistema puede adaptarse a las necesidades de cualquier local hostelero, con la posibilidad de implementación de una gran cantidad de funciones adicionales.

Otros inventos

En la Feria de Inventos se ha presentado también un aparato de limpiado y secado automático de gafas desarrollado por Juan Carlos Rey y su hijo Guillermo, nunca visto hasta ahora.

Una de las partes del aparato tiene una cámara de lavado donde confluyen una serie de chorros de agua caliente enjabonada a presión, que consiguen la limpieza y posterior aclarado de las gafas. Después, las deja completamente secas gracias a una turbina de aire comprimido a gran velocidad.

"En tan sólo 40 segundos, metes unas gafas con una suciedad importante y las deja niqueladas y secas", según Rey, quien ha explicado que hasta ahora lo más parecido es un aparato de ópticas que funciona con ultrasonido y consiste en introducir las gafas en una cubeta con líquido, "pero tarda 2 minutos y se sacan mojadas".

A un coste inferior a 150 euros, este invento, que busca financiación, está pensado principalmente para su instalación en lugares de trabajo, restaurantes u hoteles, y podría extenderse a organismos públicos como ayuntamientos. El aparato requiere de una pequeña instalación de fontanería, por lo que también podría situarse en hogares.

Fotos

Vídeos