Lanbide realizará el año que viene inspecciones «in situ» en todos los centros de formación colaboradores

Lanbide realizará el año que viene inspecciones «in situ» en todos los centros de formación colaboradores

Artolazabal dice que los controles de Lanbide funcionan y afirma que detectaron las irregularidades en algunos cursos en el barrio bilbaíno de Otxarkoaga

EFE

La consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, ha pedido que no se cree "alarma" con posibles casos de fraude relacionados con los cursos de formación de Lanbide, ya que por el momento solo se ha detectado uno en el barrio bilbaíno de Otxarkoaga, que está en los tribunales.

Artolazabal ha comparecido en comisión parlamentaria para informar sobre las presuntas irregularidades por suplantación de identidad en la formación financiada por Lanbide en un centro ubicado en este barrio para cobrar de manera indebida subvenciones de este organismo público.

La consejera ha hecho un relato cronológico y ha insistido en que se tuvo conocimiento de este caso porque Lanbide hace los "seguimientos" y lleva a cabo el control "que le corresponde".

En este sentido, ha explicado que las pesquisas comenzaron cuando una persona beneficiaria de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) acudió a una oficina de Lanbide para pedir ser incluido en un curso de formación impartido en el centro ahora investigado.

Esta persona aparecía ya inscrita en este curso sin él saberlo. A partir de ahí comenzó el expediente que se abrió para determinar si habían existido irregularidades de forma paralela a la denuncia que este ciudadanía interpuso en la Ertzaintza por suplantación de personalidad.

La consejera, que ha explicado que Lanbide también se ha personado en la causa abierta como acusación particular, ha señalado que un trabajador de una empresa externa al centro de formación que se ocupaba de labores administrativas en el mismo confesó ser el único responsable de la falsificación de las firmas de varios alumnos ficticios en cursos impartidos en este centro.

Según Artolazabal, el centro aseguró que no tenía conocimiento de estas irregularidades. Además, ha indicado que las subvenciones de los cursos en los que se detectaron irregularidades, un total de 204.399 euros, han sido reintegrados a Lanbide.

"Lanbide ha hecho un detallado estudio y seguimiento del caso. Han sido recuperadas las subvenciones y las acciones formativas se han llevado a cabo. Los alumnos han sido formados y han recibido sus títulos acreditativos", ha incidido.

La consejera ha insistido en que este caso demuestra que los controles "rigurosos y exhaustivos" del Servicio Vasco de Empleo funcionan, por lo que ha pedido que no se genere "alarma en la sociedad que alimenta rumores sobre la existencia de situaciones que no son habituales".

"No hay constancia de ningún caso de una irregularidad similar de suplantación de identidad. Ha podido haber irregularidades administrativas, pero en estos seis años no ha habido nada similar", ha insistido la consejera, quien ha precisado que ahora hay dos expedientes abiertos más porque un alumno ha firmado asistencia a cursos todos los días de la semana cuando no había acudido a clase "y los técnicos le han pillado".

Además, ha manifestado que la unidad de control interno del organismo está auditando todas las acciones formativas del pasado año (1.588), en las que participaron 24.000 personas y que tuvieron un coste de 44,6 millones de euros. De cara al próximo año habrá inspecciones "in situ" en todos los centros de formación colaboradores.

Ha defendido que esta denuncia no puede "poner en entredicho" las acciones formativas al destacar la eficacia de estos cursos y ha asegurado que el 53 % de los demandantes de empleo que los reciben consigue un trabajo en el plazo de seis meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos