El juicio a 'la manada' entra en la semana clave con el análisis de los vídeos

El juicio a 'la manada' entra en la semana clave con el análisis de los vídeos

Las pruebas periciales llegan hoy, con peritos, psicólogos y forenses que valorarán el contenido de las grabaciones de los procesados

DV SAN SEBASTIÁN.

El juicio por la violación en grupo a una joven madrileña de 18 años en los sanfermines de 2016 se reanuda hoy en el Palacio de Justicia de Pamplona, a puerta cerrada, con la presentación de las pruebas periciales. Comienza una semana clave, en la que peritos, psicólogos y forenses valorarán las grabaciones que realizaron los cinco procesados de un juicio que ha traspasado el perímetro del palacio de justicia y ha abierto un debate en todo el Estado sobre los modos que tiene la Justicia de afrontar los juicios sobre presuntas violaciones.

Hoy y mañana, el tribunal examinará las pruebas periciales del caso, el miércoles se interrogará a los cinco acusados, el jueves declararán los testigos propuestos por las defensas, y el viernes y el lunes día 27, en las únicas dos sesiones del juicio a puerta abierta, se presentarán los informes finales de las partes y se concederá el derecho a la última palabra.

Lo cierto es que cuando el exguardia civil detenido mostró a la Policía Municipal los vídeos que tenía en su móvil sobre los hechos -según él para acreditar su inocencia-, no era consciente de que estaba entregando la principal prueba en su contra. Según el informe de la Policía Foral sobre estos vídeos, la actitud de la chica es pasiva, neutra, no abre los ojos en ningún momento, y en ocasiones son los procesados los que dirigen sus movimientos con las manos, sin que ella diga una palabra. Ellos, al contrario, se jalean entre sí y reclaman su turno. Según el juez de instrucción, esta prueba contradice la versión de los acusados, que señalaron que era la chica la que llevaba la iniciativa. Las defensas sostienen que el análisis de los vídeos no deja de ser una interpretación subjetiva y que «en ningún momento se ve forcejeo ni resistencia entre el grupo y la víctima».

«Estado de shock»

El juicio comenzó el pasado lunes con un interrogatorio preliminar a los cinco acusados, que se declararon inocentes del presunto delito continuado de agresión sexual y contra la intimidad.

Cuatro de ellos además negaron el delito de robo con intimidación, mientras que uno reconoció que había sustraído el teléfono móvil de la víctima.

Al día siguiente, martes, se tomó declaración durante cuatro horas a la joven denunciante, quien dijo que no había podido oponer resistencia contra la agresión porque se encontraba «en shock».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos