Los jugones se apoderan del BEC

Más de 8.000 participantes disfrutan de la 25ª edición del Euskal Encounter. «Esto es un lujo. Está muy bien organizado»

ENEKO PÉREZ

Asomados desde la entrada, la estampa del pabellón 5 del BEC era este sábado asombrosa. Casi hipnótica. Amaneció con una batería ingente de ordenadores. Los de los participantes en la 25ª edición del Euskal Encounter. La 'macroparty' vasca cumple sus bodas de plata y ha reunido a más de 8.000 fanáticos de la informática, internet, los videojuegos y las series que navegarán hasta el martes a 40 gigas por segundo. «Es una de las conexiones más potentes del mundo», aseguran desde Euskaltel, organizadora del encuentro. Como novedad, este año hay un circuito de drones y otro de coches dirigidos por control remoto.

El perfil del participante se corresponde con el de un varón que ronda la treintena. Son aquellos niños que vivieron la explosión de la informática doméstica en los 90. Pero el sábado en el BEC había muchas excepciones a esa regla entre los 5.024 ordenadores conectados. Una de ellas era Emilia Rodríguez, de 59 años. «Venimos de Valencia. Este es el tercer año. Esto es un lujo; está muy bien organizado». Es la cabeza visible de una expedición familiar de doce que se desviven por el 'Counter- Strike'. «Anoche estuvimos jugando hasta las 7 de la mañana». Ella entra dentro del 13% femenino de los asistentes a la 'party'.

Entre tanta torre tuneada, teras y teras de series y películas, monitores curvos, teclados que brillan en la oscuridad y cascos que evocan ambientes futuristas, el descanso es clave. «Por las noches me gusta ver películas, pero luego hay que ir al 'sobódromo' y dormir como mínimo cinco horas», dice Asier Amezketa, un bilbaíno de 28 años que acumula ya nueve ediciones en su historial. Su alimentación cumple con la típica de estas citas: pizzas precocinadas, chocolatinas, patatas fritas y refrescos. «¡Es lo que mejor aguanta!».

Perdidos en una esquinita, emparedados entre las salas de realidad virtual y las zonas de 'stands' con los últimos productos de la industria, se podía encontrar a los entusiastas de los juegos de mesa. Amantes de la informática, sí, pero unos románticos. Batallas de cartas con criaturas mágicas, tableros insólitos y rostros marcados por la circunspección. «Un despiste y la partida se va al garete», advierte con voz grave Igor, inmerso en un duelo. Otra de las atracciones es el Yut Nori, un juego tradicional coreano en el que suelen participar dos o cuatro personas. «Es poco conocido, pero muy atractivo», señala una joven.

Estética manga

Llama la atención la estética manga entre todo el maremágnum de cables y discos duros habituales de una 'party'. Y, claro, no podían faltar los peluches de Pokémon, particularmente los del entrañable Pikachu. Además de estas tendencias, proliferan las camisetas de fútbol, los tatuajes e incluso los uniformes de equipos de 'gamers', como el que forman los 41 miembros del Arkanik.

Miguel Ángel García y su pareja han venido desde Burgos, donde asistían «a un encuentro más humilde, pero que ya se dejó de hacer». Por las noches, cuando arrecia el frío, los dos se abrigan con unas exóticas chaquetas propias del 'Final Fantasy', símbolo de las videoconsolas desde hace dos décadas. «A mi novia le encanta. Aquí tienes que aportar tu toque de color diferente». Por supuesto, porque hasta el martes el BEC es otro mundo.

Un «ágora moderna» con rap y videojuegos

(POR: RAMÓN ALBERTUS). Una canción que lo único que dice es 'Relaxing cup of café con leche' (parodiando a Ana Botella) hizo levantar a unos cuantos de su asiento. En el escenario del pabellón estaba Lory Money, un senegalés que fue mantero y ahora se dedica a cantar rap 'meme', es decir, temas que buscan hacerse virales a través de la parodia y el humor sin necesidad de que haya detrás un gran talento musical. La actuación -a mediodía- no estaba anunciada en el programa del Euskal Encounter. Fue la sorpresa de la jornada.

Un buen puñado de locos de la informática llevaban camisetas de fútbol de la serie 'Oliver y Benji', «Más que el fútbol, lo que me gusta es conocer gente. Unos hablan de drones, otros de realidad virtual...», decía el ingeniero informático Miguel Peteiro. Una de las charlas que más público atrajo fue la de los desarrolladores de videojuegos Carlos Abril, Ricardo Puerto y Raúl López. Abril es el padre de uno de los grandes títulos españoles, el 'PC Fútbol', que se anunciaba por la televisión, se vendía en los quioscos y fue un auténtico fenómeno cultural.

Más allá de los videojuegos, el Euskal Encounter es una reunión donde mostrar el lado más creativo. Para José María Guzmán (55 años, Alicante) es «un ágora moderna». Acompaña desde hace cuatro años a su hijo, José Francisco (22 años), que le aficionó al 'modding', la modificación estética de ordenadores. Cuenta que estos días son «unas vacaciones en familia» y destaca que el ambiente «es muy sano». «Todo el mundo es amable y es la mejor manera de pasar el tiempo con mi hijo».

A la espera de más sorpresas, las actividades en el BEC continúan mañana con partidos de fútbol 3 y sesiones de zumba (12 h.), talleres de drones (17 h.) y conferencias (comienzan a las 10 h.) sobre aplicaciones móviles y la implicación de la comunidad LGTBI en los videojuegos, además de talleres teóricos y prácticos de dómotica.

Temas

Bilbao

Fotos

Vídeos