Una jueza advierte de que las medidas de protección a mujeres maltratadas «están fallando»

La expresidenta de la Audiencia de Gipuzkoa, María Victoria Cinto, en una imagen de archivo / EFE

La vocal del Consejo General del Poder Judicial y ex presidenta de la Audiencia de Gipuzkoa, Victoria Cinto, aboga por medidas de prisión provisional para proteger a las mujeres en riesgo grave

EFE

La vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) Victoria Cinto ha dicho hoy que, cuando una mujer está "en peligro grave e inminente" de sufrir violencia machista, los jueces "deben acudir a medidas contundentes de protección" como la prisión provisional para el potencial agresor.

Cinto ha hecho estas declaraciones a los periodistas en San Sebastián, tras participar en la inauguración de un curso de verano de la UPV-EHU sobre "propuestas legislativas" y "derechos de las víctimas" en materia de violencia de género, junto a la consejera de Trabajo y Justicia del Gobierno Vasco, María Jesús San José.

La vocal y miembro del Observatorio de Violencia de Género del CGPJ ha asegurado que la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género "es una buena ley" y, junto a las campañas de concienciación, está haciendo que el maltrato machista, "que ya existía, esté aflorando" y ahora "las mujeres denuncien más".

De hecho, ha recordado que en el primer trimestre de 2017 se han registrado unas 40.500 denuncias por delitos de este tipo en órganos judiciales.

«Algo estamos haciendo mal»

Sin embargo, ha considerado que, cuando "hay mujeres que son asesinadas con una orden de protección en el bolsillo", resulta "evidente que algo estamos haciendo mal" porque "el sistema institucional no ha sido capaz de protegerlas".

"Las medidas de protección están fallando", las que se articulan para la detección y evaluación del riesgo, ha dicho la magistrada, quien ha agregado que, una vez que las víctimas "entran en el sistema de Justicia" porque ya han denunciado, éste "debe protegerlas".

Victoria Cinto ha comentado que, si bien no se puede saber "cuántas órdenes de protección disuaden al maltratador y cuántos actos de maltrato se han ahorrado con ellas", estas órdenes "no son un papel mágico" que "detiene" al presunto agresor, por lo que, en los casos más graves, se debería acudir "a opciones mucho más contundentes, como la prisión provisional", antes incluso que "cercenar la libertad de la víctima" poniéndole escolta.

Ha insistido en que el hecho de que una víctima se encuentre "en peligro grave e inminente" es "uno de los supuestos" previstos para decretar prisión provisional, pero ha lamentado que esta medida "se adopte muy pocas veces en temas de violencia de género".

Reclama más recursos económicos

La vocal del CGPJ y expresidenta de la Audiencia de Gipuzkoa ha opinado que para poder hacer frente a esta "terrible plaga", es preciso invertir en prevención y educación, pero también ha reclamado más recursos económicos.

"La ley es buena pero no está desarrollada en su totalidad" porque "prevé muchos espacios de intervención" y para desarrollarlos "se necesita dinero", ha concluido.

La consejera vasca de Justicia se ha centrado por su parte en la atención a las víctimas y los servicios que presta el Ejecutivo autonómico de cooperación con la Justicia, como el Servicio de Atención a la Víctima, que atendió el año pasado a cerca de 3.000 personas, de las que el 52 % eran mujeres que han sufrido violencia machista.

Un servicio "pionero y modelo" en España que, según ha subrayado San José, es "público, voluntario y gratuito" y ofrece una atención integral que incluye asesoramiento sobre asistencia jurídica gratuita y ayudas económicas específicas, y valora la necesidad de intervención psicológica, entre otras intervenciones.

Fotos

Vídeos