Juanito Oiarzabal, tras la muerte de Zerain: «No sé si ya merece la pena esto de los ochomiles»

Juanito Oiarzabal

«Estamos muy jodidos. No queda más que consolar a su mujer y a las dos hijas», afirma desolado el histórico himalayista vasco

OLGA JIMÉNEZ

«No se si ya merece la pena esto de los ochomiles». Esta es la frase con la que la leyenda vasca del himalayismo, el vitoriano Juanito Oiarzabal, resumió el dolor y la consternación que siente al conocer la muerte de su amigo y compañero, Alberto Zerain, atrapado por una avalancha en el Nanga Parbat. «Estamos muy jodidos. Otro compañero más que perdemos. No queda más que consolar a la familia, a Patty y los dos hijos de Zeras y arroparles», agregó.

Oiarzabal reconoció que estos días ha vivido con la zozobra de enfrentarse a la desaparición de su amigo intentado ser optimista como gesto desesperado. «Era algo que no queríamos creer, pero estaba cantado. Hemos querido ser prudentes estos días, pero después de haber visualizado el Racetracker parecía evidente que la cosa no pintaba bien, porque podían haber pasado muchas cosas. Se veía muy definida la caída brusca desde la parte alta de la cresta, esos 300 metros, que dejan claro que ahí rompe una placa y te vas para abajo» explicaba a este periódico.

Juanito Oiarzabal, en su dilatada experiencia en la montaña, ha tenido la fortuna de sobrevivir a diferentes contratiempos, pero ha sido testigo del fallecimiento de muchos compañeros. «Soy de los pocos supervivientes de los de mi generación. Si empezamos a echar la mirada atrás, Juan Antonio Apellániz 'Atxo', José Luis Zuloaga 'Zulu', Antonio Miranda, Mikel Apodaka, Félix Iñurrategi, Juanjo Garra y ahora Alberto. Gente con la que he estado toda mi vida. Te das cuenta de que este negocio no sé si merece la pena ya, esto de los ochomiles» recuerda con la voz entrecortada.

Oiarzabal tenía previstio ir en otoño con Zerain al Shisha Pangma, como contaba el propio Juanito a El Diario Vasco hace unos meses.

Fotos

Vídeos