Jóvenes investigadores reciben orientación para encontrar empleo

Los jóvenes científicos acudieron ayer a las jornadas en el Bizkai Aretoa en Bilbao, un encuentro que finalizará mañana. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

Más de 300 estudiantes y titulados en carreras de ciencias participan en un encuentro con expertos y empresas en busca de una oportunidad laboral

MARTA FDEZ. VALLEJO BILBAO.

Buscar trabajo resulta una tarea complicada para los jóvenes científicos a pesar de su alta cualificación. Cuentan con másteres y doctorados y una buena parte de ellos han completado estancias en el extranjero en grupos punteros de investigación, pero están muy alejados de las empresas. Las jornadas que se celebran desde ayer en el Bizkai Aretoa de la UPV/EHU, 'Sciencie +', quieren mostrar todas las oportunidades de empleo con las que cuentan sin tener que limitarse a becas en la Universidad o a un centro de investigación.

«Se trata de que conozcan las salidas profesionales que tienen más allá de la academia, en qué otros ámbitos de la sociedad pueden encajar», explicó ayer Nekane Balluerka, rectora de la UPV, que junto con la Diputación de Bizkaia y la Fundación para la Ciencia y la Tecnología han organizado las jornadas. «Cada vez las empresas valoran más las destrezas que se adquieren al realizar una tesis doctoral a la hora de contratar. Una persona que hace una tesis es capaz de resolver problemas y eso es muy importante», explica Juan Ignacio Pérez, responsable de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV, impulsora del evento.

Cuando se completa el grado, el máster, la tesis doctoral y se acaban las becas son pocos los que consiguen seguir su carrera investigadora y tienen que encontrar un empleo estable. «Este tipo de encuentros son muy necesarios. Un ingeniero tiene más información para acceder al mercado laboral. Los investigadores no conocen la posibilidad de trabajar fuera de su carrera científica», añade Pérez.

«Se trata de que conozcan las salidas profesionales que tienen más allá de la academia»

Más de 300 estudiantes de carreras de ciencias y jóvenes científicos participan en el encuentro. Sorprendía, o más bien invitaba a la reflexión, ver a bioquímicos, físicos, químicos... con doctorados, estancias en centros de Alemania, Reino Unido o Estados Unidos -algunos en grupos punteros de investigación contra el cáncer y otras enfermedades- en busca de un empleo con más de 28, 30 años o 35 años. «Me fui con 29 años a Glasgow para completar mi tesis doctoral y ahora con 35 estoy intentando volver a España. He echado un montón de currículos y he hecho entrevistas pero no consigo nada. Solo trabajos como comercial. He venido para hacer contactos y conocer qué posibilidades de empleo hay. Aquí no está tan fácil para un científico como en Reino Unido. Quizás tenga que regresar allí», explicaba el cántabro César Bellota, doctor en Bioquímica.

Ane Orrantia, de 24 años, biotecnóloga de Bilbao, llegaba atraída por la posibilidad de encontrar ofertas laborales. «Durante la carrera y el máster está todo orientado hacia conseguir becas para doctorados, postdoctorados, entrar en grupos de investigación... no está enfocado a la empresa y la industria», comentaba. La ingeniería química Ainhoa Errasti, de 26 años, coincidía en que la situación laboral para el colectivo de investigadores esta «muy complicada». Recién llegada de un centro de investigación holandés donde ha pasado un año y ocho meses con una beca explicaba que «en La Haya, por ejemplo, es más fácil trabajar y te sientes más valorada. Aquí encontrar trabajo en investigación es impensable», decía animada con la idea de participar en el taller de elaborar currículos específico para científicos. La valenciana Paula Martínez Sanchís, de 23 años, estaba feliz. Había conseguido una beca-contrato para hacer su tesis doctoral. 18.000 euros brutos al año.

Más

Fotos

Vídeos