Cenoz: «Antes se elegía el modelo D por gusto, pero ahora lo hacen por necesidad»

Cenoz: «Antes se elegía el modelo D por gusto, pero ahora lo hacen por necesidad»
Jasone Cenoz, catedrática de la UPV

Considera necesario inculcar una «conciencia histórica» del euskera entre los jóvenes y valorar a aquellos que comprenden la lengua

AIENDE S. JIMÉNEZ

Como Catedrática en Pedagogía de la UPV y miembro del Consejo Asesor del Euskera, Jasone Cenoz analiza los resultados del informe Arrue, que reflejan el estado del uso del euskera entre los escolares, futuros responsables de garantizar la supervivencia de la lengua vasca.

- Las conclusiones del informe achacan el poco uso que los jóvenes hacen del euskera en su tiempo libre a que la sociedad está castellanizada. ¿Está de acuerdo?

- La verdad es que la explicación resulta compleja. La primera y más evidente es que el euskera tiene mucho menos uso social que el castellano, por lo que por mucho que los jóvenes aprendan euskera en su entorno escolar, no se va a usar fuera de él. Por otro lado, el cambio entre niveles escolares, que ya se empieza a dar en 6º de Primaria, es parte también de la etapa de crecimiento, donde los menores se van abriendo a nuevos entornos y el nivel de euskera que utilizan es mucho menor. Cuando van al cine, cuando escuchan música, con los videojuegos... Son actividades que realizan en castellano, y es muy difícil competir con eso.

- ¿Por qué?

- Porque aunque se han hecho esfuerzos y muchos avances para integrar el euskera en el ocio de los jóvenes, la velocidad con la que surgen nuevos juegos, películas, canciones, etcétera en castellano es imposible de contrarrestar. No se puede brindar la misma oferta en euskera, por lo que el uso queda muy restringido al aula.

- Llama sin embargo la atención que el modelo D sigue ganando matriculaciones cada año.

- Sobre todo en Gipuzkoa. Pero las motivaciones que existen ahora son muy distintas a las que se daban cuando se creó ese modelo. Entonces, lo elegían aquellos euskaldunes que querían tener la posibilidad de poder aprender en su idioma. Sin embargo actualmente es más una preocupación de los padres, que consideran que saber euskera es una necesidad, para que cuando sus hijos se encuentren en un entorno euskaldun tengan las herramientas para desenvolverse.

- Otro aspecto es la simpatía hacia el idioma. La mayoría de alumnos de secundaria afirman que prefieren el castellano o el inglés.

- Insisto, con la llegada a la adolescencia, muchas referencias que cogen los chavales (futbolistas, cantantes...) no son euskaldunes. Y aunque el modelo D haya ido creciendo y cada vez más menores estudien completamente en euskera, para la mayoría sigue siendo más cómodo comunicarse en castellano.

- ¿Por vergüenza o por facilidad?

- Por ambas. Hay un aspecto muy interesante que es la ansiedad que existe en parte de los euskaldunberris a la hora de hablar en euskera, una ansiedad que también está relacionada con los certificados. Somos mucho de todo o nada: o tienes el EGA o no sabes euskera.

- ¿Qué medidas tomaría para fomentar el uso del euskera entre los más jóvenes?

- Es importante inculcarles una conciencia de lo que significa el euskera a nivel histórico y la riqueza cultural que tiene. Y por otro lado, creo que hay que trabajar la competencia receptiva del euskera a nivel de sociedad. Se debe valorar la comprensión del euskera, y en ese aspecto hay que fomentar la tolerancia de los euskaldunes con la gente que no habla o le cuesta expresarse en el idioma. Está mal visto que una persona hable en euskera y otra la conteste en castellano, pero en realidad si cada uno emplea la lengua con la que se siente más cómodo, no se deja de utilizar el euskera y creo que es una buena forma de fomentar y normalizar su uso.

- ¿Qué lectura positiva realiza de los resultados del informe?

- Lo cierto es que son datos que ya se venían viendo en años anteriores, y no vamos a peor. Hay que señalar que internacionalmente hay un gran reconocimiento de la labor que se ha hecho en las escuelas en favor del euskera. Pero hay que reflexionar e intervenir porque es una lengua que está en riesgo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos