«Es indignante que tarden 3 días en devolvernos a Loiu», claman los viajeros atrapados en Londres

El reventón de una rueda de un avión canadiense en Gatwick deja tirados a 350 clientes de Vueling que tenían que haber volado el lunes entre ambas ciudades

JOSU GARCÍA

Enfadados, cansados y, sobre todo, «con muchas ganas de llegar a casa». Decenas de personas permanecen todavía atrapadas en Londres y también en Bilbao por la cancelación de dos vuelos que tenían que haber unido el pasado lunes el aeropuerto británico de Gatwick y Loiu -en ambos sentidos y con un mismo avión- y en los que iban a viajar 350 usuarios. El reventón de una rueda de un aparato canadiense obligó a cerrar varias horas la pista del aeródromo británico, lo que desató un caos que llegó a extenderse al cercano aeródromo de Heathrow, donde también se registraron algunos retrasos.

La solución ofrecida por Vueling para «un incidente que es ajeno a nuestra operativa» fue la de devolver el dinero del billete o recolocar el pasaje en otros vuelos de la compañía. Según un portavoz, el obstáculo ahora es que son fechas punta y no hay asientos libres en casi ningún enlace. «Hacemos lo imposible», aseguró la misma fuente. Lo cierto es que muchos de los pasajeros atrapados en Gatwick y algunos de los que se encuentran aún en Bizkaia y que tenían que haber volado al Reino Unido tendrán que hacerlo a lo largo de tres días. La aerolínea catalana calcula que hasta mañana todos los afectados no estarán en casa o en el destino elegido.

Un buen número de ellos, además, no volarán de forma directa, sino que tendrán que hacer escala. Es el caso de los primeros 26 clientes que ayer, cerca de la medianoche y después de una odisea de varias horas por tierra y aire, tenían prevista su llegada a Loiu en autobús. Habían cogido un vuelo entre Gatwick y Oviedo, donde aterrizaron a las ocho de la tarde. Se trataba de un grupo de estudiantes adolescentes que habían pasado unos días en Gran Bretaña aprendiendo inglés. Estaban derrotados. «Nosotros lo hemos vivido con mucha incertidumbre y preocupación», explicaba Ana, la madre de una de las chicas, de sólo 12 años. Vueling les dio prioridad porque, aunque se encontraban con monitores, no dejan de ser menores.

Fueron los primeros que lograron salir de la trampa de Gatwick. Pasaron una noche en un hotel de la cadena Hilton, un cinco estrellas, por cuenta de Vueling, que está obligada por la ley europea a correr con todos los gastos de manutención. «Se está muy bien aquí, la bañera de la habitación es como una piscina pero quiero volver a casa ya», escribió alguno por whatsapp a sus padres.

Billetes a 500 euros

Otros pasajeros no corrieron tanta suerte y aún esperan en Londres. «Es indignante que tarden tres días en devolverte a Loiu. Cualquier compañía seria fletaría un avión de reserva para traernos a todos ya», afirmó un cliente en conversación telefónica con EL CORREO. «He tenido que adelantar el coste de mi habitación», protestaba. «Y la información ha sido nula», añadía.

Algunos de los afectados en Loiu que tenían que haber volado a Londres el lunes optaron por anular sus vacaciones, mientras que otros vizcaínos que se vieron sorprendidos en Gatwick decidieron comprarse pasajes en otras compañías. «He pagado 500 euros, pero es que tenía que estar hoy (por ayer) en Bilbao por motivos laborales», comentaba Asier, un trabajador que mostró también su enfado con «el caos de Vueling».

La compañía pidió ayer disculpas a los damnificados. «Todo se ha debido a una circunstancia que no tiene que ver con nosotros y estamos tratando de solucionarlo lo mejor que podemos», insistió un portavoz.

Fotos

Vídeos