«Es impresentable lo que Europa está haciendo con los refugiados»

La manifestación partió de la Paloma de la Paz en Sagüés hasta el Boulevard de Donostia./PEDRO MARTÍNEZ
La manifestación partió de la Paloma de la Paz en Sagüés hasta el Boulevard de Donostia. / PEDRO MARTÍNEZ

Más de un centenar de personas se sumaron ayer en Donostia a la marcha solidaria por los derechos de las personas refugiadas

A. S. JIMÉNEZSAN SEBASTIÁN.

Decenas de personas salieron ayer a la calle para manifestarse por los derechos de los miles de refugiados que intentan cada día llegar a Europa huyendo de la guerra o de la precariedad a las que están abocados en sus países. Por tercer año consecutivo, ciudades de todo el Estado realizaron marchas solidarias, también en Euskadi, bajo el lema 'No a la Europa fortaleza, los Derechos Humanos no se negocian'.

En Gipuzkoa, más de un centenar de personas respondieron al llamamiento de la ONG Ongi Etorri Errefuxiatuak y se concentraron frente a la Paloma de la Paz, en Sagüés, para después emprender la marcha hasta el Boulevard donostiarra. La manifestación estaba encabezada por una pancarta de la organización en la que se podían leer la palabra 'solidaridad' y el mensaje 'pasaje seguro'. Asimismo, los manifestantes portaban carteles con frases como 'Las fronteras matan', o 'Nadie es ilegal'. «Es impresentable lo que Europa está haciendo con los refugiados», denunció Eli Berazadi, que había acudido desde Zarautz. «Todos somos seres humanos, y no sé si conseguiremos algo con este tipo de acciones, pero creo que la sociedad tiene que participar», reconoció.

«Más de 600 personas han perecido en el Mediterráneo en lo que va de año», denunciaron

En la manifestación se pudieron leer mensajes como 'Nadie es ilegal' o 'Las fronteras matan'

«Este es un problema mundial que exige solidaridad y compromiso por parte de todos», señalaron Nere Ugarte y Juanjo Uranga, de Donostia. «No podemos olvidar que refugiados han existido en todas las épocas», añadieron. Por su parte, Xabi Areta, representante de la ONG vasca, señaló minutos antes de emprender la marcha hacia el Boulevard que el objetivo de estas concentraciones es «que se respeten los Derechos Humanos. Este año ya han muerto 625 personas inmigrantes intentando llegar a Europa bien en el Mediterráneo, bien en el desierto. Queremos otro tipo de Europa y que esta crisis no se quede en el olvido». Areta afirmó que «la responsabilidad de estas muertes es de la Unión Europea y de todos los gobiernos, y nos corresponde a los ciudadanos movilizarnos para que ellos cambien sus políticas. Tenemos que ser solidarios y justos con todas las personas, independientemente de dónde vengan».

70 millones de refugiados

Una vez que la marcha llegó hasta el Boulevard, representantes de Ongi Etorri Errefuxiatuak leyeron un comunicado, donde recordaron que «el último informe de CEAR habla ya de casi 70 millones de personas desplazadas forzosamente. Estamos sufriendo la mayor crisis humanitaria de personas refugiadas y migrantes desde la Segunda Guerra Mundial». Asimismo remarcaron que el pasado septiembre terminó el plazo del programa de reubicación y reasentamiento europeo, «y el Estado español ha acogido un ridículo 15,67% de las 17.337 personas asignadas en su cuota, tan solo 2.716 personas en dos años». Un porcentaje «vergonzoso que nos coloca entre los países con menor grado de cumplimiento».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos