Los hogares vascos contienen su gasto pese a la mejora de la economía

Clientes y trabajadores en el interior de un supermercado./ETXEBERRIAGráfico
Clientes y trabajadores en el interior de un supermercado. / ETXEBERRIA

Las familias se dejan una factura anual de 33.691 euros, apenas un 1,1% más que en 2015. El mayor aumento se produjo en telefonía, comer fuera de casa y ocio, mientras que apenas creció en sanidad y educación

TERESA FLAÑOSAN SEBASTIÁN

. El gasto de los hogares sigue en aumento, aunque a una marcha bastante más lenta. Después del repunte de 2015, -manteniendo la línea ascendente que comenzó en 2014-, las cifras que acaba de publicar el Eustat, (Instituto Vasco de Estadística) con los últimos datos de 2016, certifican que tras ese acelerón, el dinero que destinan las familias a la bolsa de la compra, al mantenimiento del hogar y al ocio se han estabilizado. El pequeño incremento que se produjo, un poco más del 1%, es más palpable en los apartados en los que en tiempo de crisis las familias se aprietan el cinturón como en salidas fuera de casa -restaurantes y hoteles- y telecomunicaciones. Todo lleva a pensar que aunque los datos macroeconómicos sean positivos, los del día a día de las familias son mucho más contenidos.

La Estadística de Gasto Familiar, -cuyos datos generales salen a la luz a mediados de año, pero que a finales se revisan y se afinan- ofrece información sobre el gasto en consumo final de los hogares vascos tanto sobre dinero que se destina en el hogar al pago de los bienes y servicios de consumo final, como al valor monetario de los bienes percibidos en concepto de autoconsumo, autosuministro, salario en especie, comidas gratuitas o bonificadas y alquiler imputado a la vivienda en la que reside el hogar. La mayoría de los ingresos en el caso del País Vasco procede de salarios por cuenta ajena.

El gasto medio por hogar fue de 33.691 euros, un 1,11% o 373 euros más que en el ejercicio anterior cuando el gasto ascendió a 33.318 euros. Ese incremento de un punto del gasto medio por vivienda familiar en 2016 reafirma los datos del año anterior, en el que el aumento fue bastante más significado con un 4,7% y superaba por primera vez los registrados en 2006 cuando estalló la crisis y el gasto de las familias se resintió notablemente por descenso de ingresos y por cautela, aunque se ha ralentizado.

En cifras globales, en Euskadi la inversión de las familias para su mantenimiento fue de 30,3 millones de euros. Por grupos de gasto, la mayor porción se destinó a vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles con 10,4 millones. Por hogar, la cantidad es de 11.517 euros, un 34,2% del total del gasto, es decir un poco más de un tercio de la cantidad que destinan las familias al mantenimiento del hogar. Le sigue la partida para alimentos y bebidas no alcohólicas con 4,2 millones (13,9%); el grupo de restaurantes y hoteles, con 3,4 millones (11,2%) y transporte con casi 3 millones (9,6%). El gasto en ocio cultura ascendió a 1,6 millones (5,3%) y en vestido y calzado de 1,4 millones (4,7%), mientras que en sanidad el gasto supuso 985.603 euros (3,3%) y en enseñanza 474.824 euros (1,6%).

Grandes epígrafes

En cuanto al gasto medio por hogar, los vascos destinaron en 2016 prácticamente las misma cantidad que el año 2015 a alimentación, 4.665 euros por hogar, y a sanidad, 1.095 euros. Esta última cifra es significativa, porque el año anterior había sido uno de los epígrafes donde el crecimiento fue mayor con un 17,3% de aumento respecto al año anterior. En cambio, gastaron más en restaurantes y hoteles, -3.760 euros de media, casi trescientos euros más que el año anterior, lo que supone un aumento del 8,73%-, también creció la cantidad destinada a comunicaciones que pasó de 854 euros anuales a 941, mientras que en ocio y cultura gastaron cien euros menos al pasar de 1.898 a 1.799 euros.

En Gipuzkoa, las familias repartieron su gasto de la siguiente manera: 3,3 millones a vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles; 1,5 millones en alimentos y bebidas no alcohólicas; 1,1 millones en restaurantes y hoteles; 1 millón en transporte; 538.769 euros en ocio y cultura; 440.685 en vestido y calzado; 354.575 euros en sanidad y 159.305 en enseñanza.

Las cifras

14.168 euros
gastó de media cada vasco, cifra que sitúa a Euskadi a la cabeza del ranking por comunidades autónomas seguida de Madrid.
34,2% del gasto total
de las familias vascas se destina a sufragar la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles.

En los municipios con menos de 10.000 habitantes es de 35.708 euros (frente a los 34.222 del ejercicio de 2015) , mientras en los que cuentan con una población entre 10.000 y 100.000 habitantes, la media desciende a 32.935 euros (675 euros menos) y en los que se superan los 100.000 habitantes es de 33.526, 1.079 euros más de gasto.

En 2016 cada vasco gastó una media de 14.168 euros, de los que 4.843 destinó a vivienda y 1.962 a alimentación, le siguieron el gasto en restaurantes y hoteles, que es donde se da un mayor incremento al pasar de 1.453 de 2015 a 1.581, que en porcentaje supone un incremento del 8,8%, y transporte con 1.362 euros. También sufrió un aumento el dinero destinado a comunicaciones, con 396 euros, es decir un 10,3% más que el año anterior.

A la cabeza

Con esos 14.168 euros de factura, Euskadi se encuentra a la cabeza de ese gasto medio por persona por comunidad autónoma de residencia. Le siguen Madrid (13.183 euros) y Navarra (13.066). Por contra Canarias, con 9.159 euros por núcleo familiar, y Extremadura con 9.276 se encuentran a la cola.

El Eustat también establece el gasto medio en los hogares según los ingresos mensuales, mayoritariamente sueldos que, lógicamente, difieren según la cantidad que se recibe cada mes. En aquellos con ingresos inferiores a los mil euros el gasto medio anual es de 17.144 euros y en los de menos de 2.000 asciende a 24.831. La cifra llega a 34.717 en los hogares con unos ingresos mensuales hasta 3.000 euros y en donde se supera esa cantidad el gasto medio es de 52.209 euros, un 1,59% más.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos