Gurjas, los mercenarios más temidos

Son reclutados en Nepal por el Ejército británico con diez años y se les considera uno de los grupos de fuerzas especiales mejor preparados del mundo

ENRIQUE ECHAVARREN

Gurkha es un pueblo originario de Nepal que debe su nombre al guerrero hindú del siglo VIII Guru Gorkhanath, cuyos seguidores fundaron la dinastía de Gorkha. Tienen su origen en una población de Rayastán, en el norte de la India, que emigró a Nepal en el siglo XVI.

Según la leyenda, durante el siglo VIII el joven príncipe Bappa Rawal, nacido príncipe Kalbhoj, fundador de la dinastía de Mesar, descubrió durante una partida de caza en la selvas de Rayastán al santón guerrero Guru Gorkhanath en meditación y decidió permanecer junto a él para protegerle. Cuando el gurú volvió en sí, conmovido por la devoción del príncipe, le ofrendó con un Kukri –cuchillo típico– diciéndole que él y sus hombres serían conocidos en el mundo entero por su bravura, con el nombre de gurjas, discípulos de Gorjanath.

En 1559, algunos gurjas descendientes de Bappa Rawal y conducidos por su jefe Dravya Shâh emigraron hacia el Este y se establecieron en un pequeño reino en el territorio del actual Nepal, a ochenta kilómetros al noroeste de Katmandú, al que dieron el nombre de Gorja. En 1769, bajo el mando del maharajá Prithivî Nârâyan Shâh, se apoderaron de la mayor parte del actual Nepal y se instalaron en Katmandú.

Han sido acusados de haber cometido atrocidades con los soldados argentinos durante la Guerra de las Malvinas en 1982

A partir de 1814, intentaron ampliar su territorio hacia el Sur y chocaron con los intereses de la Compañía Británica de las Indias Orientales, lo que desató la Guerra Anglo-Gurkha de 1814 a 1816. Tras ser derrotados, los gurjas firmaron el Tratado de Saugali, pero volvieron a rebelarse y fueron aplastados en Makwanpur en 1816. Los británicos quedaron tan impresionados por su valentía que comenzaron a reclutarlos en el Ejército de la Compañía Británica de las Indias Orientales.

Se agrupaban en dos castas: los Thâkur/Rajput, que se consideraban descendientes de los gurjas originales y que sólo aceptaban servir en el Ejército británico como oficiales, y los gurjas tibeto-mongoles, que aceptaban comenzar sus carreras como soldados rasos. Uno de los primeros militares Thâkur/Rajput, el general Narendra Bir Singh, de los fusileros gurjas, fue ayudante de campo de Lord Mountbatten.

Entre la Rebelión de los Cipayos y la Primera Guerra Mundial, los regimientos gurjas sirvieron en Birmania, Afganistán, en los territorios del noreste y noroeste de la India, en Malta, durante la Guerra Ruso-Turca (1877-1878), en Chipre, Malasia, China y durante la Rebelión de los Boxers de 1900 en África.

Un total 200.000 gurjas participaron en la Primera Guerra Mundial. En Francia, Irak, Persia, el canal de Suez, Palestina, Galípoli y Salónica y uno de sus destacamentos estuvo bajo el mando de Lawrence de Arabia. Al inicio de la Segunda Guerra Mundial, la corona nepalí autorizó el reclutamiento de veinte batallones suplementarios, alcanzando la cifra de 250.000. Combatieron en Siria, el norte de África, Italia, Grecia, Singapur y Birmania.

Un futuro regulado

Después de la independencia de la India en 1947, la suerte de los gurjas fue regulada por un acuerdo tripartito entre la India, Nepal y el Reino Unido, que consistía en asegurar a los gurjas que sirvieran a la corona británica el mismo tratamiento y escala salarial que había sido dado al Ejército de la India. El Sexto Regimiento de Gurjas se unió al Ejército indio y otros cuatro fueron transferidos al británico. La mayoría de los gurjas que tuvieron la opción de elegir se decantaron por el Ejército indio. Otros se quedaron en el británico y participaron en 1982 en la Guerra de las Malvinas, donde se les acusa de haber cometido atrocidades con los soldados argentinos heridos o prisioneros, hechos que nunca pudieron ser probados.

En 2007 había más de 3.000 gurjas activos haciendo servicio en operaciones de ultramar, incluyendo Irak y Afganistán. Hoy en día, el grupo se ha reducido notablemente. Muchos de los veteranos que están en Reino Unido estuvieron en Hong Kong hasta 1997, fecha en que fue devuelto a China.

La preparación de un gurja comienza alrededor de los diez años, cuando son reclutados por el Ejército británico. Supone un gran honor para sus familias. Tiene una duración de cinco años e ingresan luego al servicio activo hasta alrededor de los 30, tras lo cual pasan a la reserva. Se les considera uno más de los grupos de fuerzas especiales mejor preparados del mundo, los mercenarios más temidos. El Kukri es su seña de identidad.

Fotos

Vídeos