Los gobiernos vasco, navarro y central buscan un acuerdo para conectar la Y vasca con Navarra

Esta tarde se reunirán por primera vez y sobre la mesa pondrán las propuestas de Ezkio y Vitoria para enlazar los tramos de alta velocidad

IRAITZ VÁZQUEZSAN SEBASTIÁN.

La conexión de la Y vasca con Navarra comenzará a coger cuerpo esta tarde en la reunión que mantendrán el Gobierno Vasco, el foral y el central en Madrid. Será la primera toma de contacto entre las tres instituciones con la intención de imprimir celeridad y buscar un acuerdo para la ruta ferroviaria que unirá Euskadi con el corredor Mediterráneo a través de la comunidad foral.

Aunque se han llegado a barajar cuatro propuestas para el enlace de la Y vasca con Navarra, esta tarde sobre la mesa habrá dos. Es la única incógnita despejada hasta el momento. La primera de ellas se realizaría desde el Ezkio (en el ramal guipuzcoano), mientras que la segunda proposición sería llevarlo a cabo desde Vitoria. Posiblemente, antes de que se pueda construir un trazado de alta velocidad definitivo, se recurrirá a adaptar el actual trazado alavés «mediante pequeñas variantes, duplicación de vía o instalación de tercer hilo», entre otras mejoras. La inversión en uno u otro caso oscilaría, prevé el Ejecutivo central, entre los 2.000 millones para construir un vial nuevo, o los 700 si «se mejora el actual».

Desde el Gobierno Vasco esperan que esta primera reunión entre el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna; la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia y el vicepresidente del Gobierno de Navarra, Manu Ayerdi, sirva para poner negro sobre blanco y salir de la misma con «un mínimo denominador común». Por lo tanto valdrá para conocer qué puntos similares tienen estas instituciones y marcar «una hoja de ruta».

Esperan que la cumbre sirva para conseguir un «mínimo denominador común»

El Gobierno central aseguró en una respuesta parlamentaria que «se están analizando diversos corredores», pero que todos «parten de un punto común, Pamplona». Desde allí, la línea que conectaría con Aragón, Cataluña y el corredor mediterráneo, enlazará con la Y vasca en un punto aún no decidido. Se han llegado a barajar cuatro opciones en todo este tiempo: Tolosa, Ordizia, Ezkio y Vitoria. Pero según informa el Ejecutivo, las dos primeras ya se descartaron «por las graves afecciones ambientales» que conllevaría atravesar, en este caso, la sierra de Aralar.

En cualquiera de las dos alternativas, la obra consiste «en nuevos corredores de alta velocidad, aptos para tráfico de viajeros y de mercancías de ancho estándar». Pero «debido a la complejidad y elevado coste» del proyecto -y a su posible demora en el tiempo-, asume el Gobierno, plantea una «solución a corto plazo», que permita «homogeneizar la velocidad de todo el trayecto» adaptando el trazado ferroviario actual entre Pamplona y Vitoria. Una solución parecida a lo que se está ya haciendo entre Irun y San Sebastián para adelantar a 2019 la llegada del tren de alta velocidad desde Francia.

En la respuesta parlamentaria el Gobierno central no se aventuró de momento a poner plazos para el inicio de los trabajos en la conexión con Navarra porque aún se encontraban en fase de estudio formativo.

En las dos alternativas la obra consiste «en nuevos corredores de alta velocidad»

En la doble reunión que se mantendrá hoy la consejera Tapia, el consejero de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu; el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna y el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, también firmarán la encomienda de la Variante Sur Ferroviaria.

Manifestación

Por su parte, el movimiento vecinal Satorralaia celebrará este sábado una nueva manifestación para «reivindicar la paralización de la pasante del Metro» de Donostialdea. Denuncian el permiso de Costas, el último trámite administrativo salvado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos