El Gobierno de Navarra ultima su recurso al fallo de 'La Manada'

El Gobierno de Navarra ultima su recurso al fallo de 'La Manada'

La comunidad foral relanza una campaña de sensibilización contra las agresiones sexistas en las fiestas del próximo verano

DV PAMPLONA.

El Gobierno de Navarra tiene ya «preparado» el recurso que como acusación popular presentará esta semana contra la sentencia del caso de 'La Manada', por entender «intolerable» que «el acoso colectivo forme parte de una experiencia de ocio y que eso quede impune».

Así lo confirmó ayer en rueda de prensa durante la presentación de una campaña contra las agresiones sexistas en fiestas la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo, quien reiteró que el Ejecutivo foral «ha trabajado desde el minuto uno en este recurso», al apreciar «contradicciones» en la sentencia de la sala que condenó por abuso y no por agresión sexual a cinco jóvenes que mantuvieron relaciones sexuales con una chica en los Sanfermines de 2016.

En esta sentencia «parece que por un lado justifica y aprecia pruebas contundentes sobre el uso de violencia o intimidación» en los hechos, lo que supondría que estos son constitutivos de violación, «pero luego la realidad es que la sentencia termina afirmando que no hubo violencia o intimidación» y por ello falla lo ocurrido como abuso sexual.

«El acoso colectivo no puede ser parte del ocio y quedar impune», denuncia la consejera navarra

Ollo recordó que este argumento del recurso coincide con los que ya han anunciado que interpondrán la propia fiscalía, así como el Ayuntamiento de Pamplona, y recordó que el propio juez instructor calificó los hechos como agresión sexual.

Por otro lado, sobre la carta que el guardia civil de 'La Manada', Antonio Manuel Guerrero, ha publicado en prensa en la que critica al Gobierno de Navarra por presentarse como acusación popular en este caso pero no en el de los guardias civiles y sus parejas que fueron agredidos en Alsasua, la consejera señaló que en este último caso el Ejecutivo «estuvo donde debía estar».

«El primer día tras la agresión la presidenta y el consejero de Salud fueron al hospital a transmitir su apoyo y solidaridad con las personas agredidas», aclaró Ollo, quien además puntualizó que «el Gobierno de Navarra ha estado con esas víctimas en la medida en la que ellas han querido que estuviera el Gobierno de Navarra».

Asimismo, argumentó que el Ejecutivo foral se ha presentado como acusación popular porque la Ley de Violencia de Género insta a que lo haga «en los casos de violencia extrema o de violencia grave», extremo este último, que se ha entendido que se daba.

Precaución en fiestas

Tras la aclaración, Ollo apuntó que el Gobierno foral y cerca de 200 entidades locales de Navarra se sumarán de nuevo este verano a la campaña de sensibilización contra las agresiones sexistas en los espacios festivos, siguiendo un «mandato» de la ciudadanía navarra que ha demostrado que «no va a permitir» esta desigualdad. Así, la consejera expuso que la campaña, que de nuevo tiene la mano roja de protesta como logotipo, está acompañada de un informe que revela que «en general están creciendo las denuncias», aunque es interpretable si se debe a la existencia de más agresiones o a una mayor concienciación que las multiplica. En cualquier caso, señaló que buena parte de ellas de se producen en espacios festivos, durante la temporada estival.

Con todo, valoró la respuesta de la ciudadanía navarra, «potente y movilizada», que en casos como el asesinato de Nagore Laffage o la agresión sexual de los Sanfermines de 2016 recientemente sentenciada como abuso sexual, ha salido a la calle a rechazar estos hechos, por lo que el Gobierno foral entiende que «hay un mandato» para no permitir la desigualdad entre hombres y mujeres».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos