El Gobierno central actualizará el protocolo ante el alza de menores extranjeros

DV Y AGENCIAS SAN SEBASTIÁN.

El aumento de llegadas de menores extranjeros no acompañados, los conocidos como Menas, y su concentración en varias comunidades autónomas, entre ellas Euskadi, ha llevado a las administraciones a mover ficha para que se aborde la cuestión. Ayer, a preguntas del parlamentario del PNV Iñigo Barandiaran, la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, se mostró dispuesta a trabajar «codo con codo» con las comunidades para actualizar «con rigor y sosiego» esas medidas para atender a los menores, que actualmente ascienden a 6.248 en toda España.

Euskadi es junto con Andalucía, Madrid y Cataluña una de las cuatro comunidades que más menores extranjeros no acompañados acogen de todo el Estado. Entre esas cuatro regiones dan amparo al 85% de estos chavales extranjeros. Solo en Gipuzkoa, se calcula que a lo largo del año pasado han podido pasar alrededor de 600 jóvenes, en su mayoría de paso hacia otros países de Europa. Con esas cifras sobre el papel, tanto el Gobierno Vasco como las diputaciones han requerido la implicación del Gabinete de Rajoy para buscar soluciones. Ayer, el parlamentario jeltzale insistió en la reclamación e instó al Gobierno central a que «actúe ya porque la situación, que era urgente, empieza a ser inaplazable».

«Desproporcionado»

Barandiaran afirmó en su exposición que «el problema de los Menas debe abordarse en términos de equidad, ponderando los criterios de aplicación para la asunción de responsabilidades entre diferentes administraciones», puesto que ahora, «el esfuerzo de algunas administraciones es desproporcionado y esto perjudica las posibilidades de atención de los menores y por ello el cumplimiento de los objetivos establecidos», advirtió el representante del PNV.

La ministra reconoció que el repunte de llegadas ha abierto «nuevos retos y problemas» como la sobreocupación de los centros de primera acogida, que han tenido que ser ampliados (así lo ha hecho por ejemplo la Diputación guipuzcoana), donde además son frecuentes las entradas y salidas voluntarias de estos chicos, en su mayoría magrebíes en ruta hacia Europa. Aunque admite la necesidad de reformar el protocolo, Montserrat recordó que «la legislación española es garantista y establece la protección inmediata» de los menores que llegan al país solos, sin familiares de referencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos