Fuegos por encargo en Galicia: un brigadista pirómano asegura que cobraba entre 50 y 150 euros por cada uno

Vista nocturna del incendio forestal que castió al municipio orensano de Lobios, en pleno parque natural del Xurés. /EFE/ Brais Lorenzo
Vista nocturna del incendio forestal que castió al municipio orensano de Lobios, en pleno parque natural del Xurés. / EFE/ Brais Lorenzo

Un joven de 21 años del municipio de Lobios (Ourense) es el segundo arrestado por su relación con los incendios que han devastado la comunidad

DV.COM

Sus turnos solían coincidir con incendios y cuando le tocaba desbrozar una zona, 'casualmente' ardía antes y se ahorraba esa dura tarea... Michael G. F., un brigadista forestal de 21 años de Puxedo, en el munipio de Lobios (Ourense), es el segundo detenido por los fuegos que los últimos días han arrasado Galicia. Quienes le conocen, aseguran que el el chico, nacido y criado en la zona, extremadamente introvertido y poco amante del trabajo, llevaba cuatro años ejerciendo de brigadista durante los veranos, un empleo estacional al que se agarran muchos jóvenes gallegos que ganan así un dinero que les sirve de tabla de salvación para buena parte del año.

Al parecer, los propios vecinos de la localidad fueron quienes pusieron a la Guardia Civil sobre la pista al tener sospechas de sus actividades y sus compañeros brigadistas también colaboraron en la investigación. Ya era demasiada coincidencia que casi todos los incendios se produjesen cuando él trabajaba y que las zonas de monte que tenía que limpiar acabasen casi siempre devoradas por el fuego. Además, el 22 de agosto se le vio huir con su coche de un lugar donde se acababan de desatar las llamas.

Por ello, agentes del intituto armado lograron una autorización judicial para colocar un dispositivo de seguimiento en su vehículo que permitió confirmar que él era el responsable de muchos fuegos que se desataban en la zona, muchos de ellos en el camino desde su trabajo a casa. Fue detenido el pasado 9 de octubre y le atribuyen la autoría de seis incendios entre agosto y octubre -no del último que ha arrasado 1.500 hectáreas en su municipio-, aunque él, de momento, únicamente habría admitido la mitad.

Según la prensa gallega, Michael ha declarado a la Guardia Civil que su móvil era económico y que alguien, al parecer un hombre de mediana edad, le daba la orden llamándole desde un móvil con teléfono oculto y le pagaba entre 50 y 150 euros por cada fuego. Al parecer, le dejaba libertad para que fuese con su mechero a prenderlos donde quisiera. Afortunadamente, nunca lo hizo cerca de zonas habitadas.

También ha trascendido que el arrestado -que desde el día 10 permanece en prisión preventiva- ha manifestado que sólo vio al supuesto instigador de los incendios en una ocasión y que para pagarle recurría a un bar de la zona, donde le dejaba sus 'honorarios' de manera disimulada, en la esquina de un banquito. Este misterioso hombre se ha negado a declarar y está en libertad a la espera de ser citado por el Juzgado de Bande para esclarecer si realmente está implicado en los hechos.

Imprudencia

Por otra parte, el otro arrestado por su implicación en los fuegos que han devastado las tierras gallegas -el vecino de Vigo de 55 años al que se atribuye la autoría de un incendio forestal por una imprudencia en una finca propiedad de su familia en Os Blancos (Ourense)- pasará hoy a disposición judicial. M.A.M.N., detenido este miércoles por la Guardia Civil, prendió un fuego «de forma incontrolada» sobre las 13.00 horas del pasado domingo y causó un incendio que afectó a una hectárea de terreno arbolado, a unos 300 metros de varias viviendas y a 200 de una granja. Fuentes del instituto armado han confirmado que el detenido tiene antecedentes por quema de rastrojos.

Fotos

Vídeos