Las fiestas de Baiona serán de pago desde este verano

El cartel anunciador./
El cartel anunciador.

Residentes y menores podrán acceder gratis al recinto festivo, pero el resto de visitantes deberá abonar entre 7 y 8 euros el fin de semana

A. A.SAN SEBASTIÁN.

Las fiestas de Baiona, que este año se celebrarán entre el 25 y 29 de julio, serán de pago por primera vez este año. La decisión, anunciada ayer por el Ayuntamiento de la capital labortana, afectará al público visitante, que deberá abonar una cantidad que oscilará entre los 7 y 8 euros para todo el fin de semana. Los vecinos de Baiona y los menores de edad podrán disfrutar gratis de sus fiestas. El alcalde, Jean René Etchegaray, justificó la medida, que ya se venía barruntando desde hacía tiempo y que en su día fue desechada, por el aumento del coste dedicado a la seguridad, que desde los atentados yihadistas de París en noviembre de 2015 se ha redoblado.

La factura de las fiestas, conocidas también como los Sanfermines franceses -están inspiradas en Pamplona y visten el mismo atuendo rojo y blanco-, ha ido engordando cada año, y la mayor parte se paga con el bolsillo de los contribuyentes. El coste ronda ya los 2,1 millones de euros, de los cuales 1,5 millones se sufragan con fondos municipales, es decir, con el dinero de los vecinos. Baiona tiene 50.000 residentes y cada finales de julio recibe a casi un millón de visitantes. De ahí que se haya adoptado la inédita medida de cobrar por disfrutar de la fiesta. «Hay que asegurar la continuidad y la seguridad de las fiestas», subrayó el primer edil en una rueda de prensa.

Fiestas de pago

Precio.
Visitantes -vecinos y menores de edad estarán exentos- deberán pagar entre 7 y 8 euros.
Solo el fin de semana.
El pago se limita al fin de semana, entre el viernes al mediodía y el domingo a la noche.
Coste.
El coste de las fiestas ronda ya los 2,1 millones, de los cuales 1,5 se pagan con fondos municipales.

Todavía quedan muchas incógnitas sobre cómo se va a llevar a cabo ese cobro. Sí se ha especificado que los vecinos deberán obtener un brazalete identificativo en el Ayuntamiento, tras presentar la preceptiva documentación que acredite su residencia en el municipio. Los menores tampoco pagarán, pero el Consistorio aún no ha resuelto a partir de qué edad se establecerá la gratuidad. Se valora poner el límite en 14 años. El precio tampoco está cerrado. Ayer Etchegaray habló de una horquilla de entre 7 y 8 euros, tarifa que se decidirá en cuanto se precisen también los costes de seguridad -que este año pueden aumentar en 500.000 euros-, y que solo se exigirá desde el viernes a mediodía hasta el domingo a la noche. El resto de días serán gratis para todo el público. También dijo que se mantendrán los diez accesos peatonales al centro festivo, donde están establecidos los puestos de control. Y habrá multas para quienes incumplan la normativa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos