La feria de Gernika se protege de la amenaza yihadista

La feria de Gernika se protege de la amenaza yihadista

Se colocarán cuatro camiones cruzados en los accesos a la feria del Último Lunes de Gernika

IRATXE ASTUI

La alarma terrorista se mantiene en niveles bajos en Euskadi, pero Gernika ha decidido extremar las medidas de seguridad en la celebración de su tradicional feria del Último Lunes de octubre. Responsables de Ayuntamiento, Ertzaintza, Cruz Roja, Bomberos y Policía Municipal de la villa foral han revisado ya el plan de emergencias a seguir en caso de cualquier percance o imprevisto durante el transcurso de la cita. Atentados como el de Barcelona, con 13 muertos y más de un centenar de heridos el pasado 17 de agosto en las Ramblas, arrollados por una furgoneta a más de 80 kilómetros por hora; o las siete víctimas mortales atropelladas por simpatizantes del estado Islámico en el puente de Londres y apuñaladas en Borough Market, aconsejan extremar las precauciones ante la celebración de un evento que el año pasado reunió a 140.000 personas.

El protocolo de actuación incluye este año, por primera vez, el blindaje del recinto festivo mediante cuatro camiones cruzados en los accesos al recinto ferial en previsión de un ataque yihadista. Los vehículos pesados se ubicarán en las cuatro principales calles de entrada al centro urbano, donde se concentrarán un total de 333 puestos de venta, el escaparate del agro vasco. Las vías por las que los vehículos impedirán cualquier intento de amenaza terrorista son Artekale y Don Tello, ambas en su intersección con San Juan, Adolfo Urioste y Juan Calzada, a la altura del puesto base de la Cruz Roja.

«En esos cuatro puntos permanecerán aparcados los camiones cisterna de la limpieza. Hemos optado por ese sistema en lugar de instalar los bloques fijos de hormigón ‘New Jersey’ para que en caso de cualquier tipo de evacuación se puedan liberar esas entradas de manera más rápida», según explicó ayer a este periódico el concejal de Ferias y Mercados de Gernika, Iñaki Gorroño.

La organización, no obstante, contempla como más probables otro tipo de incidencias, «como las lesiones o el incendio de txosnas, para lo cual dotamos a cada una de ellas de dos extintores de cinco kilos. Además, las casetas son metálicas y no se puede cocinar en ellas», precisó Gorroño. La organización dotará también de extintores de mayor capacidad a las siete ambulancias que estarán de guardia durante el evento y se situarán en lugares estratégicos para facilitar su salida en caso de evacuación.

El mercado, uno de los más importantes del calendario del agro vasco, también acogerá puestos de lácteos, conservas, rosquillas, txakoli, sidra y la tradicional exposición de maquinaria agrícola.

Fotos

Vídeos