La falta de financiación niega el acceso a nuevos fármacos a 2.500 pacientes con cáncer

Los oncólogos denuncian que el elevado coste de los tratamientos «pone en riesgo» la sostenibilidad del sistema sanitario del Estado

A. LERATE SAN SEBASTIÁN.

Unos 2.500 pacientes con cáncer del Estado no tendrían acceso a nuevos tratamientos antitumorales que, pese a estar aprobados por las autoridades europeas, no cuentan todavía con financiación pública, según los resultados de un trabajo presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO, en sus siglas en inglés) que se celebra en Madrid.

La denegación de financiación pública a fármacos ya aprobados por las agencias reguladoras es uno de los problema de acceso a nuevos tratamientos contra el cáncer que se está analizando en este congreso, que reúne a unos 23.000 profesionales sanitarios.

En ese sentido, un estudio que analizó las decisiones nacionales sobre financiación pública de 11 países europeos (Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Polonia, Portugal, España, Suecia y Reino Unido) y Canadá indica que más de 200.000 pacientes podrían verse afectados por este tipo de restricciones, unas 2.500 en España, según han calculado los autores.

Los expertos advierten de que «el gasto oncológico va creciendo y va a ser inabordable»

Estos evaluaron las decisiones de las autoridades sanitarias de cada país en cuanto a financiación pública de medicamentos indicados para seis tipos de tumores (mama, riñón, pulmón, mieloma múltiple, melanoma y próstata) entre los años 2006 y 2016.

Por su parte, los profesionales que participan en el congreso denuncian el elevado coste que presentan los nuevos tratamientos del cáncer y urgen una solución «conjunta» para evitar que pueda comprometer la sostenibilidad de los sistemas sanitarios, incluido el español.

Más investigación

«Los costes del tratamiento del cáncer se están disparando», alerta el oncólogo español Josep Tabernero, preocupado por los altos precios de reembolso que las autoridades sanitarias de cada país logran negociar con la industria farmacéutica cuando la Comisión Europea autoriza un nuevo medicamento. «Esta situación está generando un problema económico grave», añade el presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Miguel Martín, dado que «cada vez cuestan más y cada vez hay más fármacos y más pacientes». «El gasto oncológico va creciendo y va a ser inabordable», advierte.

Ambos expertos coinciden en que todos los agentes del sector están sensibilizados con este problema, incluida la industria farmacéutica, y piden un abordaje conjunto para garantizar que los sistemas sanitarios puedan ofrecer a sus pacientes los nuevos tratamientos que se están desarrollando. «Se debe pagar el fármaco, lo que ha costado la investigación para su desarrollo y un beneficio aceptable, pero no el negocio consecutivo que hay ahora», ha insistido el presidente de ESMO.

Por otro lado, reclaman un mayor papel para la investigación académica, independiente de la promovida por la industria, para lo que necesitan un mayor apoyo financiero por parte del Gobierno. «La industria tiene mucho dinero y pone recursos, y eso es muy importante, pero los estudios de la industria no siempre dan respuesta a todas las preguntas que nos podemos plantear», defiende el presidente de SEOM. Además, Martín reconoce que los ensayos clínicos tienen un coste muy elevado que sin el apoyo económico de la industria «es difícil de llevar adelante» porque no hay ayudas públicas para los estudios académicos o colaborativos entre hospitales.

Fotos

Vídeos