«El fallo del restaurante hizo que nuestra hija de cuatro años se emborrachara»

«El fallo del restaurante hizo que nuestra hija de cuatro años se emborrachara»

Una camarera sirvió por error a la pequeña un cóctel con alcohol

EL DIARIO VASCO

"El fallo del restaurante hizo que nuestra hija de cuatro años se emborrachara". “Comenzó a contar chistes, a bailar y se reía sola en el espejo del baño después de beberlo”. Esta es la denuncia que ha realizado un padre estadounidese en su blog personal. A la pequeña le sirvieron un cóctel que llevaba zumo de naranja y arándanos, vodka y aguardiente de melocotón.

La niña, Evelyn Thomas, acudió al restaurante con sus padres el pasado 20 de diciembre tras estar toda la tarde de ese día entregando tarjetas de Navidad el pasado 20 de diciembre, según ha relatado su padre, Mark Thomas.

El progenitor explica que habían pedido un zumo del menú infantil para su hija llamado 'Softail'. Mantienen que previamente la camarera les había indicado que "las bebidas infantiles se servían en unos vasos específicos y llevaban unas pajitas distintas a los cócteles con alcohol".

Cuando Evelyn bebió, "retrocedió" e hizo muecas "Deja de ser quisquillosa, ¡te encantan los zumos de frutas!", le dijeron sus padres. Tras unos sorbos,"se dio por vencida".

En ese momento la camarera se acercó presurosa a la mesa de la familia Thomas para confesarles el error. "Lo siento mucho, realmente lo siento mucho, le he dado a su hija un verdadero cóctel", les reconoció

"Evelyn comenzaba a actuar de una forma extraña", asegura el padre en su blog. "Estábamos viendo a nuestra hija de 4 años borracha", asegura. Y es que la pequeña se puso a bailar subida en su silla, no podía andar en línea recta, y cuando la llevaron al baño "se estaba contando chistes a sí misma en el espejo".

El padre narra que pagaron la cuenta y volvieron a su casa desde donde llamaron a emergencias. Un médico les recomendó que llevaran a la pequeña al hospital. Los facultativos confirmaron que estaba en estado de embriaguez. Al día siguiente la niña "se despertó atontada, ronca y con dolor cabeza", por lo que no la llevaron a la escuela hasta después del almuerzo.

La respuesta del restaurante ante el penoso incidente fue ofrecer a la familia un cupón para una comida gratis a modo de disculpa. Esto molestó aún más al padre. "Es de esperar que un establecimiento te ofrezca una comida gratis si el pedido es incorrecto o si la comida está fría. Pero se debe ofrecer una comida gratis después de emborrachar a un niño de cuatro años y causar una visita al hospital hasta la 1 de la madrugada", escribe indignado. Exige una explicación. "Si estás en posición de dar a los niños algo que consumen, entonces debes asegurarte de que es seguro", mantiene.

Tiene claro que que no volverán a ese restaurante. Recalca que el recuerdo de ver a su hija de 4 años "balanceándose no es de buen gusto".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos