La UE exige a España que zanje un fraude con atún rojo tras cientos de intoxicaciones

La UE exige a España que zanje un fraude con atún rojo tras cientos de intoxicaciones

Reclama explicaciones sobre las medidas adoptadas para impedir la venta como fresco de piezas destinadas a la conserva y teñidas con zumo de remolacha

MARÍA JOSÉ CARRERO

Desde hace más de dos años el atún rojo, un producto tan valorado en gastronomía como escaso, está en el punto de mira de los productores tradicionales y de las autoridades sanitarias. ¿El motivo? Otros peces de la misma familia se están comercializando como atún rojo sin serlo, para lo que se tiñe su carne con zumo de vegetales como la remolacha. Además, se venden como frescas partidas destinadas a la conserva, para lo que se le inyectan aditivos vegetales prohibidos para avivar el color, lo que ha causado cientos de intoxicaciones -por lo general, de carácter leve- en Francia, Italia, Alemania, Portugal y en varias comunidades españolas, donde se han diagnosticado 105 casos; dos de ellos en Euskadi.

Hace ya un año, la UE informó a las autoridades del posible engaño. Después, emitió dos alertas sanitarias por las intoxicaciones. Ayer, Europa exigió medidas a España para poner fin al fraude. Según informa el corresponsal de EL CORREO en Bruselas, Adolfo Lorente, la Comisión de la UE tiene conocimiento de casos de atún, inicialmente destinados a la industria conservera, tratados de tal manera que se modifica su color para sugerir que se trata de atún fresco. «Ese producto se vende entonces como tal a un precio más alto. Esta es una práctica fraudulenta. Engaña al consumidor y puede llevar a intoxicación alimentaria grave», declaró el portavoz de la cartera de Salud y Seguridad Alimentaria, Anca Paduraru.

Añadió que el Ejecutivo comunitario ha solicitado a las autoridades españolas «que aclaren urgentemente las medidas adoptadas a nivel nacional para poner fin a esta práctica». Es más, la Comisión ha informado a España de su intención de llevar a cabo una auditoría en octubre «para evaluar la eficacia de los controles en vigor, así como de las medidas correctoras y coercitivas adoptadas». A la espera de la respuesta, la Unión Europea está considerando medidas restrictivas y la necesidad de detener la circulación de estos productos en el mercado comunitario. «Entre las acciones previstas -detalló Anca Paduraru- se podría incluir la prohibición del atún fresco procedente de establecimientos en los que se haya confirmado el fraude».

Siete personas denunciadas

El ultimátum de Europa para atajar este nuevo fraude alimentario llega solo cinco días después de que la Guardia Civil informase de que ha denunciado a siete personas vinculadas a una empresa de Almería como presuntos autores de un delito contra la salud pública con productos alimenticios, además de por falsedad documental. El instituto armado señaló que la firma se dedica a la compra de atún para enlatar que luego manipula y vende como fresco. La intoxicación de 105 personas en España en mayo fue por la contaminación del atún por histamina, una sustancia presente en muchos organismos (incluido el cuerpo humano), que no da problemas, salvo que el producto a consumir no esté en buen estado.

En el caso del atún comercializado como rojo sin serlo, la Agencia Española de Consumo Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) sostiene que se ha producido «una mala conservación del pescado». Para disimularlo, le añadían aditivos que daban a las piezas aspecto de frescura. El envenenamiento por histamina produjo a los afectados picor de garganta, rubor y sudor facial, náuseas, vómitos, cefaleas y erupción cutánea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos