Los examinadores queman sus últimos cartuchos antes de ir a la huelga indefinida

Los examinadores de tráfico se concentraron frente a la sede de la DGT ayer en Madrid. / EFE
Los examinadores de tráfico se concentraron frente a la sede de la DGT ayer en Madrid. / EFE

El Racc afirma que más de 130.000 personas no podrán sacarse el carné y el PSOE pedirá compensaciones para las autoescuelas

IGNACIO VILLAMERIEL SAN SEBASTIÁN.

El pulso que mantienen los examinadores con la Dirección General de Tráfico (DGT) vivió ayer uno de sus últimos capítulos antes de la confirmación de la huelga indefinida prevista para el 4 de septiembre. Examinadores de casi todas las provincias se concentraron ante la sede de la DGT en Madrid para reivindicar el aumento del complemento específico y pedir la dimisión de su director, Gregorio Serrano, por sus «mentiras».

«Está mintiendo constantemente», señaló el presidente de la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra), Joaquín Jiménez, quien subrayó que la petición del colectivo va dirigida a la DGT porque «la DGT es PP y PP es Gobierno», para después añadir que «si hace falta iremos a la Moncloa».

Los examinadores se encuentran en huelga desde el pasado mes de junio, con paros todos los lunes, martes y miércoles hasta final de este mes como protesta para exigir mejores condiciones laborales y, en concreto, el aumento del complemento específico, que llevan reclamando desde 2015. Según aseguran los examinadores, la DGT se comprometió a implementarlo, pese a que este organismo haya incidido en numerosas ocasiones en que la responsabilidad de hacer efectiva esa subida salarial recae en Función Pública.

Equipados con megáfonos, pancartas, silbatos y chalecos reflectantes, y al grito de 'Serrano dimisión', o 'Gobierno culpable', los trabajadores pidieron al director de Tráfico que bajase de su despacho para hablar con ellos. «Si no atienden a nuestras razones y reivindicaciones, esto se puede endurecer mucho más», señaló el máximo responsable de la asociación de examinadores, quien consideró que las medidas puestas en marcha por el organismo son aún «insuficientes» y que «tienen todo preparado para convocar la huelga de manera indefinida a partir de septiembre» si no se soluciona el conflicto en estos pocos días.

La concentración, a la que asistieron unos 200 funcionarios según fuentes de Asextra, contó con el apoyo de los portavoces del PSOE y Podemos de la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible en el Congreso, Pablo Bellido y Jorge Luis, respectivamente, a los que Jiménez agradeció su «apoyo incondicional». El PSOE impulsará una iniciativa para pedir al Gobierno que establezca compensaciones a las autoescuelas y seguirá exigiendo que se cumpla el acuerdo de 2015. «Ese año los examinadores y el Gobierno llegaron a un acuerdo, ahora el Gobierno reconoce que están mal pagados y está desincentivado el puesto», subrayó el diputado socialista, quien reiteró que incrementar este complemento salarial (de 250 euros al mes) se resolvería con menos de tres millones de euros al año.

Por otro lado, el Racc, la entidad con la mayor red de autoescuelas del Estado, calcula que si la huelga de examinadores continúa, más de 130.000 personas en toda España no podrán sacarse el carné. Según el Racc, este conflicto está afectando también a la viabilidad económica de más de 9.000 autoescuelas, que dan trabajo a unas 40.000 personas y considera que esta situación genera también «perjuicios» a los alumnos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos