«Euskadi puede acoger a muchas más personas»

Patricia Bárcena, directora CEAR Euskadi

«La migración no es una emergencia, es un problema estructural que va a crecer durante al menos una década»

Aiende S. Jiménez
AIENDE S. JIMÉNEZ

La directora de Cear Euskadi, Patricia Bárcena, valora la situación de la acogida en Euskadi y habla de un futuro en el que las cifras de personas refugiadas seguirán aumentando.

- El número de personas acogidas en Euskadi se ha duplicado entre 2016 y 2017. ¿A qué cree que se debe ese gran aumento?

- Hay que valorar las cifras en el contexto preciso. Si lo hacemos desde una perspectiva globlal, resultan irrisorias, porque hay casi 60 millones de asilados en el mundo. Euskadi tiene unos dos millones de habitantes y en dos años ha acogido a unas mil personas. El Líbano, un país pegado a zonas de conflicto, tiene cuatro millones de habitantes, y un millón son refugiados.

- Cear ha pasado de 333 a 650 personas atendidas en un año. ¿Cómo han asumido ese incremento de trabajo?

- Ha sido un reto. Si hace unos años se recibían unas 3.000 solicitudes de asilo en el Estado, ahora estamos en cifras que rondan los 20.000. Lógicamente hemos aumentado la plantilla de trabajadores y tenemos más plazas de acogida. Pero siguen siendo muchas menos de las que hacen falta.

- Si la cifra de personas solicitantes de asilo va a seguir aumentando. ¿Qué necesidades se plantean?

- El problema más importante de la acogida es la parte social. Las personas refugiadas necesitan el apoyo de la sociedad a la que llegan, donde su principal problema es ser extranjero. Que cuando alquilen una vivienda no les rechacen, que la gente esté dispuesta a darles un trabajo, y también que reciban calidez a nivel humano, cuando están en la cola del súper o en el cole con sus hijos.

- El proceso de acogida, en especial en el programa de reasentamiento de la Unión Europea, tiene unos plazos muy marcados. ¿Qué ocurre cuando los refugiados dejan de recibir ayuda?

- Cada persona trae una mochila con su pasado y tratamos de fomentar todo su potencial. Pero hay que darles tiempo. Hay que tener en cuenta que todos han sufrido algún tipo de violencia y por tanto están atravesando un duelo, por perder a alguien y también por haber perdido sus vidas. Y además el idioma es un gran hándicap. Hay quien enseguida encuentra un trabajo y crea una red social, pero a otros les cuesta muchísimo.

- ¿Considera que el sistema de acogida actual no es el correcto?

- No es un mal sistema, pero uno de sus principales problemas son los tiempos. Si el Gobierno de España no quiere cambiarlo tendremos que tratar de mejorarlo desde aquí, complementando lo que ya se hace, y en eso estamos trabajando.

- ¿Qué previsiones hacen de cara al 2018?

- Tal y como está la situación y la cantidad de conflictos que hay en numerosas partes del mundo, la previsión es que el número de personas acogidas siga aumentando. Las migraciones no son una situación de emergencia, son un problema estructural, que va a crecer durante por lo menos una década.

- ¿Euskadi está preparada para recibir a más personas?

- Desde luego. Tenemos mucha capacidad de acogida, una sociedad muy solidaria y estamos preparados para recibir a mucha más gente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos