Euskadi destinará 16 millones a favorecer el primer contrato a 1.500 estudiantes

Vicente Atxa, rector de Mondragon Unibertsitatea; José María Guibert (Universidad de Deusto), Nekane Balluerka (UPV), Iñigo Urkullu, Pedro Ibáñez (Ikaslan Araba), Agustín Campos (Ikaslan Bizkaia), Iosune Irazabal (Ikaslan Gipuzkoa) y Julen Elgueta (Hetel).
Vicente Atxa, rector de Mondragon Unibertsitatea; José María Guibert (Universidad de Deusto), Nekane Balluerka (UPV), Iñigo Urkullu, Pedro Ibáñez (Ikaslan Araba), Agustín Campos (Ikaslan Bizkaia), Iosune Irazabal (Ikaslan Gipuzkoa) y Julen Elgueta (Hetel). / IGOR AIZPURU

El Gobierno Vasco financiará de aquí a 2020 prácticas a recién titulados y apoyará 150 proyectos gestados en los centros educativos

SALVADOR ARROYOVITORIA.

«Las empresas vascas precisan jóvenes profesionales con una buena preparación técnica, que acrediten habilidades y conocimientos relacionados con la iniciativa, la responsabilidad, el compromiso, la autonomía y el trabajo en equipo». Esa es la filosofía de base, defendida por el lehendakari, Iñigo Urkullu, que cimenta el acuerdo que ha suscrito el Gobierno Vasco con las tres universidades y las asociaciones de centros de Formación Profesional de Euskadi. Cuatro millones de euros anuales hasta 2020 -dieciséis en total- para sustentar ese puente de doble vía (formación y emprendimiento) que acerque a los jóvenes a su primera incursión en el mercado laboral.

1.500 podrán conseguir por esta vía su primer contrato de forma inminente gracias a un plan de becas que compensaría tres meses de prácticas en empresas. De forma paralela también habrá cobertura pública para 150 proyectos que se hayan gestado en los centros educativos. Dos programas que responderían a la prioridad que marca el plan de Garantía Juvenil de la Unión Europea -desarrollar un periodo de formación en empresas para dar continuidad a la titulación académica- y que se enmarcan dentro de la Estrategia Vasca de Empleo 2020. «Nuestro objetivo es ofrecer un incentivo a estudiantes y empresas, unas condiciones favorables dentro de las necesidades reales del tejido productivo», reforzó el lehendakari.

La primera de estas propuestas, 'Transición del mundo educativo al laboral', es la que absorbería el grueso de la subvención contemplada: 3 de los 4 millones de euros. También la que persigue una mayor repercusión al abrirse a más de un millar de posibles candidatos. Todos deben haber obtenido una titulación universitaria de grado oficial este curso o estar matriculados en el 2017/2018, como fin de su formación; si proceden de la FP, se les requiere tener el título definitivo.

La vía les conduce a su primera experiencia práctica. Una vez completada (y validada) ingresarían 1.500 euros. Al mismo tiempo, su centro docente contaría con una aportación de 500 euros en concepto de gastos de gestión o seguro, por cada alumno o alumna admitido. Gobierno Vasco e instituciones educativas defienden que esta fórmula va a a posibilitar «una mayor capacitación» de los jóvenes «aumentando conocimientos, cualidades técnicas y destrezas». Y tiene un doble sentido. Por un lado, les permitiría optar a un empleo cualificado y, por otro, cubrir las necesidades que tienen las empresas en distintos sectores productivos.

El segundo programa consensuado con universidades y centros de FP se identifica como 'Emprendimiento juvenil' y se orienta a premiar proyectos innovadores; iniciativas empresariales nacidas en talleres y aulas. «Se trata de promover la cultura emprendedora» con incentivos económicos al tiempo que se «apoya a las personas autónomas y microempresas» en la generación de nuevos empleos.

Con apoyo de tutor

El millón de euros anual que se contempla para desarrollar esta fórmula tendría que dar cobertura a 75 iniciativas surgidas en el ámbito de la Formación Profesional y un número similar en los campus de las tres universidades vascas. En este caso, el compromiso es que el centro o la entidad designada reciba una cantidad fija por cada uno de los proyectos que pretenda activar. Los alumnos implicados en su ejecución contarían en todo momento con el apoyo de tutores que se encargarán de realizar el seguimiento del proceso de desarrollo de la empresa. Cuando se haga realidad, y se haya evaluado, se expedirá a los participantes una certificación acreditativa.

El acuerdo marco fue firmado ayer por el lehendakari, con los rectores de la UPV/EHU, Nekane Balluerka, Deusto (José María Guibert) y Mondragon Unibertsitatea (Vicente Atxa); además de con los presidentes de la Asociación de Centros Públicos de FP de Gipuzkoa, Bizkaia y Álava; Agustín Campos, Iosune Irazabal, y Julen Elgeta; y el presidente de la Asociación Hetel. En el acto formal, celebrado en la sede de la Lehendakaritza, estuvieron también presentes las consejeras de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, y Educación, Cristina Uriarte.

39,3% de los jóvenes vascos
tienen hoy un empleo. Aún hay 24.000 personas entre 16 y 29 años que no han dado el salto al mercado laboral.
6.600 euros
financiarán cada proyecto que cumpla con los requisitos del programa, que se repartirá al 50% entre universidades y la FP.

Fotos

Vídeos