La universidad española baja escalones en el ránking mundial

Listado de mejores universidades españolas en la clasificación.
Listado de mejores universidades españolas en la clasificación. / R. C.

Se queda sin representante alguno entre los 200 mejores centros y pasa de 12 a 11 campus entre los 500 más prestigiosos

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

El Ranking Académico de las Universidades del Mundo (ARWU), elaborado como cada año por la Universidad Jiao Tong de Shanghái y dado a conocer hoy, trae malas noticias para los centros de estudios superiores españoles.

El listado de los mejores 500 centros, conocido como el 'ranking de Shanghái', es la clasificación planetaria de universidades más antigua, prestigiosa e influyente y señala que los campus españoles empeoran su situación competitiva en el mundo con respecto a los últimos años. España pierde su único representante entre las 200 mejores, reduce el número de campus en la lista y empeora sus posiciones internas en el ranking, que, como ya es habitual en sus 15 años de existencia, está liderado por la estadunidense Universidad de Harvard.

Más información

Desde que en 2003 se comenzó a elaborar esta clasificación, España nunca ha sido capaz de colocar una universidad entre las 100 mejores del mundo, cosa que si han podido hacer otros 18 países, pero es que, además, este año ha perdido al único representante que desde 2014 mantenía entre los 200 campus más prestigiosos, la Universidad de Barcelona, que cae al grupo de los entre 200 y 300 centros más relevantes. El ranking de Shanghái a partir del puesto 99 ya no numera la lista y clasifica los centros por escalones o niveles de un centenar, en los que organiza los puestos por orden alfabético.

España se cae de la zona más noble de la clasificación, pero también pierde centros entre los 500 mejores del mundo. Pasa de tener 12 en 2016 a 11 este año, un goteo negativo que continúa desde 2015, cuando logró su mejor resultado histórico con la inclusión de 13 campus.

El retroceso de 2017 ha supuesto la salida de la lista de la Universidad tarraconense Rovira i Virgili, que había entrado por vez primera en 2016, y de la Politécnica de Cataluña, que llevaba entre las 500 mejores desde 2014. Por contra, se estrena en este selecto club, aunque en el tramo más bajo, la castellonense Universidad Jaime I.

Pierden posiciones en la clasificación la citada Universidad de Barcelona; la Autónoma de Madrid, que cae un escalón, al grupo de 300 a 400; y la Politécnica de Valencia, que desciende otro nivel, a la centuria última, de 400 a 500. Repiten en sus puestos la Universidad de Granada, en el grupo de 200 a 300; la Autónoma de Barcelona, la Complutense de Madrid y la de Santiago de Compostela, en la centuria de 300 a 400; y la Universidad del País Vasco y la de Valencia, en el tramo de 400 a 500.

Las única buena noticia, además de la entrada de la Jaime I y de la consolidación en la parte media de la tabla de Granada, es el continuo proceso de mejora de la Pompeu Fabra de Barcelona. El centro, que ingresó en 2009 en el escalón más bajo, subió en 2016 a la centuria de las 300-400 mejores y este año ya lidera los centros españoles en la mitad de la lista.

Pese al empeoramiento relativo, España sigue en una buena posición internacional, ya que tiene en esta élite planetaria al 22% de sus universidades públicas (no hay ninguna privada), una de cada cinco, y porque solo por estar en este ranking quiere decir que tiene a 11 centros de estudios superiores entre el 3% de las mejores universidades del mundo. De hecho, si se toma la clasificación extendida, que pasa de 500 a 800 centros, el número de universidades españolas incluidas llega a 26, con el 50% de todos los centros públicos del país en la lista de excelencia.

Sin premios Nobel

La razón principal que aleja a los campus nacionales de los primeros puestos es que el ranking de Shanghái valora esencialmente la investigación, sobre todo la científica y técnica, de muy alto nivel y prima con hasta un 30% de puntuación a las universidades con alumnos y profesores en posesión del premio Nobel o la medalla Fields (Matemáticas), de los que España carece.

Las diez primeras posiciones del ranking están copadas por las ocho principales universidades estadounidenses, con Harvard y Stanford a la cabeza, y por las dos ilustres británicas, Cambridge -que este año ha escalado hasta el tercer puesto- y Oxford (séptima). No hay posibilidad de encontrar un campus que no pertenezca a uno de estos dos países hasta el lugar 19, donde se ubica el Instituto Federal Suizo de Tecnología, con sede en Zurich.

El dominio estadounidense entre las mejores universidades del mundo es abrumador. En el 'top 20' de centros ocupa 16, tras la incorporación este año de la de San Luis; en el 'top 100' tiene 48; y en el global de la 500, 135. Le siguen como potencias universitarias China, con 57 centros (tres más en la lista que en 2016), y Gran Bretaña, con 38 campus (uno más).

Fotos

Vídeos