El TSJPV respalda la apuesta por el trilingüismo en el currículo vasco

El TSJPV respalda la apuesta por el trilingüismo en el currículo vasco

Rechaza, ante un recurso de Steilas, que el Plan Heziberri 2020 del Departamento de Educación esté diseñado en detrimento del euskera

DV

Los centros educativos de la Comunidad Autónoma Vasca pueden optar a impartir alguna materia en lengua extranjera, pero siempre asegurando la competencia lingüística en lengua vasca y en castellano. Así lo dictamina el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco en respuesta a un recurso presentado por el sindicato Steilas contra varios artículos del Decreto 236/2015 del 22 de diciembre, que establece el currículo de Educación Básica dentro del Plan Heziberri 2020.

La resolución también respalda al Departamento de Educación al considerar que tener en cuenta las circunstancias sociolingüísticas del alumnado y su entorno no impide el desarrollo de un bilingüismo real.

La sentencia del TSJPV, a la que ha tenido acceso Europa Press, es firme, después de que la Sala de lo Contencioso Administrativo haya desestimado el recurso de casación interpuesto por la central vasca.

Steilas pidió que se retiraran los puntos 1, 4 y 5 del artículo 10 del decreto, así como los puntos 4 y 5 del artículo 24 porque considera que infringen las leyes referidas a la Escuela Pública Vasca y a la Normalización del uso del Euskera.

El primero de esos artículos hace referencia al bilingüismo y plurilingüismo y el siguiente se centra en la planificación de todos aquellos aspectos relacionados con la enseñanza y el uso de las lenguas que cada centro educativo elabora para llevarlo a cabo en su propio ámbito.

Steilas considera que aspectos de esos puntos repercuten en detrimento del euskera porque el documento recurrido «permite la impartición de contenidos curriculares de áreas o materias en lengua extranjera en los proyectos lingüístico y curricular», así como adoptar «medidas para la impartición de área o materias, de forma progresiva, en la primera lengua extranjera» o modificar «las relaciones de puestos de trabajo para garantizar la competencia que se establezca en lengua extranjera.

La resolución

Competencias
El decreto garantiza que los niveles de competencia sean comunes para todo el alumnado
Modelos lingüísticos
No se alteran los aspectos básicos del bilingüismo y la materia en otra lengua es un singularidad
El entorno
Tener en cuenta el entornoy las circunstancias sociolingüísticas no impide desarrollar el bilingüismo

Vulneración

La central abertzale entiende que estas previsiones vulneran la Ley de Escuela Pública Vasca que fija, en su disposición adicional décima, tres modelos lingüísticos: el A, en castellano, el B en euskera y castellano, y el C en euskera, por lo que, según el sindicato, «no se prevé la posibilidad de enseñanza en lengua extranjera de áreas o materias».

El TSJPV defiende que los centros educativos puedan optar a impartir alguna materia en lengua extranjera, pero siempre asegurando la competencia lingüística en euskera y castellano. «Con ello, no cabría alterar los aspectos básicos del bilingüismo, siendo la impartición de materias en lengua extranjera una singularidad, con lo que no se eliminarían los modelos lingüísticos a los que se refiere la Disposición Adicional décima de la Ley de Escuela Pública Vasca», asevera.

Otra parte del recurso de Steilas se centra en que el decreto permite «flexibilidad» en cuanto al bilingüismo (euskera y castellano), teniendo en cuenta «las circunstancias sociolingüísticas del alumnado y entorno». La central alega que la Ley de la Escuela Pública Vasca establece como fines garantizar el conocimiento de ambas lenguas oficiales al acabar el periodo de enseñanza obligatorio, potenciando el uso y normalización del euskera, además de subrayar la obligación de incluir la lengua vasca y el castellano en los programas de enseñanza para conseguir una capacitación real en ambos idiomas.

El TSJPV destaca que el decreto ha incorporado la garantía de que los niveles de competencia en ambas lenguas sean comunes para todo el alumnado. Por ello, considera que «no se rebajarían, por tanto, los objetivos». «Lo que se prevé es la posibilidad de realizar adaptaciones, según la etapa educativa, teniendo en cuenta el modelo lingüístico y circunstancias sociolingüísticas del alumnado y de su entorno, pero tendentes a obtener el objetivo final de competencia lingüística de los alumnos». De esta manera, la sentencia subraya que, en ese aspecto, el decreto recurrido «no vulnera rango de norma superior alguna».

El Departamento de Educación apuesta, según se recoge en el Plan Heziberri y en el Acuerdo de la Educación en el País Vasco en el que se trabaja en la actualidad, por un sistema plurilingüe cuyo eje central sea el euskera. El objetivo es que los alumnos, en el idioma extranjero que elijan, alcancen el nivel A2 en Primaria y B1 en Secundario. Para ello se pretende que de aquí al 2020 se imparta un área o una materia curricular en esa lengua extranjera.

Dentro del total de la plantilla de docentes que trabajan en la enseñanza pública, alrededor de 24.000 maestros, en la actualidad el 31,4% (7.556 docentes) está capacitado para dar una asignatura en lengua extranjera, además de en las dos oficiales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos