Un total de 5.500 alumnos vascos inician las pruebas PISA

Un total de 5.500 alumnos vascos inician las pruebas PISA

Los resultados de los exámenes, que se prolongarán hasta el 4 de mayo en Euskadi y se centran en la lectura digital, se conocerán el próximo año

T. FLAÑOSAN SEBASTIÁN.

5.500 alumnos vascos de 15 años de centros públicos y concertados comenzaron ayer a realizar las pruebas PISA, el sistema de evaluación que tantos quebraderos de cabeza ha dado en los dos últimos años a la consejería de Cristina Uriarte. Los últimos exámenes en la Comunidad Autónoma Vasca serán el 4 de mayo y los resultados no se conocerán hasta dentro de un año. La evaluación internacional impulsada por la OCDE se realiza en 79 países y en España son 40.000 los chavales que se enfrentan ella. En Euskadi se han seleccionado 138 centros, 43 de ellos de Gipuzkoa, 73 de Bizkaia y 22 de Álava.

La nueva edición de PISA se centra en la competencia lectora en entorno digital. Además, se incorpora un área innovadora, la competencia global, como la capacidad de analizar asuntos globales e interculturales y valorar distintas perspectivas para emprender acciones por el bien común y el desarrollo sostenible.

Las pruebas PISA se realizan cada tres años a los alumnos de 4º de ESO. La última fue en abril de 2015 y los resultados de los estudiantes vascos fueron bastante malos, con un notable retroceso en las tres materias analizadas, matemáticas, ciencias y lectura, respecto a la edición anterior de 2012. De ahí la importancia que tienen los exámenes que se celebran estos días para comprobar si hay cierta mejora.

Pero PISA no es la única prueba que van a realizar los estudiantes de Primaria y ESO en este fin de curso. Por ejemplo, en la Enseñanza Secundaria Obligatoria se van a enfrentar a otras tres evaluaciones. Este tipo de exámenes tuvieron muchas críticas el curso pasado y en este también ha recibido el rechazo de los sindicatos y de Ehige, que congrega a las asociaciones de padres de los colegios públicos.

Sin consecuencias académicas

Ante la oposición de distintos sectores, la consejera Cristina Uriarte considera que esa actitud perjudica al sistema, ya que la evaluación es un elemento «imprescindible» en el sistema educativo para llevar a cabo una mejora continua. «Si queremos aspirar a mejorar nuestro sistema educativo, la adquisición de competencias y los resultados, debemos disponer de información para saber cómo avanzar, qué medidas adoptar, tanto desde los propios centros como desde la administración», ha defendido en distintas ocasiones, al tiempo que recuerda que las evaluaciones externas «no tienen consecuencias académicas en términos de titulación o promoción».

La prueba en Euskadi tiene especial importancia tras los malos datos obtenidos hace tres años

Los estudiantes de Primaria y ESO también van a realizar antes de fin de curso otras evaluaciones

La primera de estas pruebas, a mitad de etapa (2º de la ESO), que se celebró en marzo, es un pilotaje de la evaluación que se hará el próximo año para conocer si se están cumpliendo los objetivos y establecer nuevos items para las pruebas del año que viene. Lo mismo sucede con la evaluación de 4º de Primaria. En total han sido 40 centros por cada curso, sin que ninguno se diera de baja.

Los alumnos de 6º de Primaria han tomado parte por primera vez en una prueba de fin de etapa efectuada en 114 de los 122 centros a los que se había convocado desde el Departamento de Educación.

Por último, la evaluación de perfil de salida del alumnado de 4º de ESO se llevará a cabo en los 138 centros que hagan la evaluación PISA, días después de que concluyan la prueba internacional. Además, entre esos mismos colegios se han seleccionado a 100 donde ser realizarán pruebas orales de euskera a un total de mil alumnos, cien por cada escuela.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos