Los sindicatos convocan una huelga para el 20 de marzo en la enseñanza concertada

Manifestación de profesores en San Sebastián./
Manifestación de profesores en San Sebastián.

Las centrales llaman a una manifestación el próximo día 22 en Bilbao

EL DIARIO VASCO

El conflicto en educación se ha ampliado a la enseñanza concertada, excepto las ikastolas. Los sindicatos con representación en los centros de Kristau Eskola (KE) y de la Asociación Independiente de Centros de Enseñanza (AICE) han convocado para el día 20 de marzo una jornada de huelga, que se suma al calendario de paros de la pública para los días 14 y 15 de marzo y 12 de junio, más otros cinco por sector -docentes, cocinas y limpieza, educación especial y Consorcio de Haurreskolak-, repartidos entre abril, mayo y junio.

ELA, Steilas, CC OO, LAB y UGT hicieron ayer un llamamiento a los 9.000 trabajadores, entre personal docente y no docente, empleados en los centros para que tomen parte en la huelga así como en la manifestación convocada para el 22 de este mes en Bilbao.

El conflicto ya no es exclusiva de la educación pública, porque desde que se rompieron las negociaciones el pasado noviembre, las centrales han ido intensificado la presión con concentraciones ante las sedes de KE y AICE-IZEA, porque la patronal de los centros educativos privados de iniciativa social, que suman cerca de 200 colegios y suponen alrededor del 70% de los centros concertados, ha mostrado «una nula voluntad» de negociación, después de que las partes hayan mantenido 36 mesas de convenio desde 2010. Es más, Endika Rodríguez (Steilas), Miren Zubizarreta (ELA), Itsaso Sanz (LAB) avisaron de que si sus reivindicaciones, orientadas principalmente a la recuperación de poder adquisitivo, no son atendidas, aumentarán el grado de las movilizaciones.

Según explicaron ayer, los trabajadores del sector tienen reguladas sus relaciones laborales en el convenio para centros de Iniciativa Social de 2008-2009. Desde entonces, aseguran, han tenido que hacer frente «a los recortes impulsados por la Administración, amparados por las patronales, y a la imposición de un convenio estatal que empeoraba sumamente las condiciones laborales. Ante ambos hechos respondimos mediante cientos de conflictos colectivos y movilizaciones masivas que nos convirtieron en el único sector educativo del Estado libre de recortes», remarcan.

Recuerdan que ya han pasado diez años desde la firma del último convenio, «lo que significa que los profundos cambios que se están dando en el sector no han sido aún recogidos en un nuevo marco que regula nuestras condiciones laborales».

Aseguran que la aplicación de los nuevos métodos pedagógicos de las nuevas tecnologías y del inglés, entre otros, están siendo posibles «únicamente gracias al sobreesfuerzo de los trabajadores, de modo que las horas complementarias que antes se destinaban al trabajo personal, la preparación de clases y el seguimiento individualizado del alumnado hoy se destinan a infinidad de reuniones, formaciones y proyectos».

También señalan que «las nuevas figuras que hace unos años apenas existían en los colegios, como los especialistas de apoyo educativo y las profesoras del primer ciclo de Educación Infantil hoy están muy extendidas y trabajan en condiciones precarias, con sueldos bajos, sin horas complementarias, con jornadas parciales o jornadas abusivas, que exceden las necesidades reales de los colegios».

Los sindicatos recordaron que los trabajadores de la concertada están cobrando en función de las tablas salarias de 2009, «lo que supone que a fecha de 31 de diciembre habían tenido una pérdida de poder adquisitivo del 13,6%. En estos nueve años se ha dejado de ganar casi el salario acumulado de un año». Además, añadieron que se está empezando a padecer las consecuencias de la bajada de natalidad, con cierres de aulas y despidos en los próximos cursos de Infantil, «sin que se presente un plan para el mantenimiento del empleo».

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos