Plan para que los nuevos profesores deban hacer dos años de prácticas en un colegio

Una profesora ayuda a los alumnos con sus tareas en el aula. /DV
Una profesora ayuda a los alumnos con sus tareas en el aula. / DV

Una veintena de alumnos de la UPV y Deusto participan en el proyecto, similar al de médicos residentes, que el Gobierno vasco estudia implantar en Euskadi

MARTA FDEZ. VALLEJO

El Departamento de Educación quiere mejorar la preparación de los docentes vascos. En la actualidad, para impartir clases en Secundaria, FP y Bachillerato es necesario tener un grado universitario y hacer el máster de Formación del Profesorado, que dura un curso e incluye entre cinco semanas y un máximo de dos meses de prácticas en centros. La enseñanza vasca ensaya su primera experiencia dual -que combina estudio y trabajo- en el acceso a la docencia, un modelo similar al de los médicos residentes en hospitales. En esta vía el aspirante pasa dos cursos completos en colegios, acompañado por un tutor en el aula, mientras empieza a dar clases de manera progresiva y supervisada.

Veinte estudiantes matriculados en el máster de acceso a la docencia, diez de la Universidad del País Vasco y otros diez de Deusto, participan en la experiencia piloto. Los aspirantes concluirán su preparación en junio después de completar dos años académicos en institutos de la comunidad, observando al profesor y colaborando en las tareas de clase. «Cuentan con tutorización constante y personalizada», detallan los responsables del programa.

Iniciativa europea

Los diez centros educativos designados por el Gobierno vasco para participar en esta novedosa experiencia tienen un alto porcentaje de alumnos en riesgo de exclusión social o abandono escolar temprano. De hecho, han sido seleccionados porque la preparación específica del profesorado cobra mayor importancia «en estos contextos de mayor complejidad», añaden los impulsores del plan.

El proyecto, que se denomina ‘A New Way for New Talents in Teaching’, se lleva a cabo en varios países europeos, Letonia, Bulgaria, Austria y Rumanía, junto con Euskadi, y su objetivo es «ensayar un modelo de formación dual o de residencia inspirado en el existente en el ámbito sanitario». Este plan impulsado por Educación se financia con fondos europeos del programa ‘Erasmus +’ y en él han participado la ONG Empieza por Educar, además de las dos universidades.

En su contexto

Nuevo modelo
El acceso a la docencia en Secundaria, FP y Bachillerato exige tener un grado universitario y completar un máster. En el nuevo modelo que ensaya Educación, ese máster sería de dos cursos, en lugar de uno como en la actualidad. Obligaría a pasar dos años académicos completos en un colegio bajo la supervisión de un tutor. Ahora las prácticas son de varias semanas.
MIR de enseñanza
El Ministerio de Educación también estudia la posibilidad de que los docentes españoles deban superar una prueba nacional similar al MIR de Medicina (con su correspondiente periodo de residencia que ahora experimenta Euskadi), como requisito para ejercer la profesión de docente. La Generalitat estudia ya aplicar este modelo

El Instituto Vasco de Evaluación e Investigación (IVEI) está recogiendo los resultados de la experiencia y elaborará con ellos un informe. «Las primeras conclusiones son positivas», señala Miren Artaraz, directora de Política y Coordinación Universitaria. «Si lo hacemos bien, si somos capaces de formar a buenos profesores, esos docentes van a tener la oportunidad de incidir en toda una generación, y esto es clave», apuntó durante la jornada de presentación del proyecto. Jesús Fernández, exdirector de Centros Escolares del Gobierno vasco, y uno de los primeros impulsores del plan argumentó que «todos los estudios indican que la clave para mejorar el sistema educativo es el factor humano, es decir, más formación para el profesorado y equipos directivos».

El Departamento se plantea ya la posibilidad de implantar este modelo en Euskadi en los próximos cursos. De hecho, uno de los principales retos que se ha marcado el Gobierno vasco en la enseñanza es extender la formación dual en la Universidad. El Departamento que dirige Cristina Uriarte ya había adelantado su intención de que este sistema, que combina trabajo con estudios y funciona con éxito en la FP, se utilice de forma prioritaria en carreras relacionadas con la educación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos