Otoño caliente en la enseñanza pública vasca: Cinco huelgas hasta diciembre

Los sindicatos abertzales reclaman mejoras laborales, más inversión en Educación y sacar el currículum vasco de las aulas

MARTA FDEZ. VALLEJO

La escuela pública vasca se enfrenta a un otoño caliente, con concentraciones y encierros en los centros durante septiembre y octubre y semanas de lucha y paros en noviembre y diciembre. Los sindicatos ELA, Steilas y LAB han anunciado esta mañana su plan de movilizaciones con el que quieren que el Gobierno vasco responda a sus reclamaciones de mejoras en las condiciones laborales de los trabajadores de la enseñanza, mayor inversión en Educación, sacar el curriculum vasco, Heziberri, de las aulas y desarrollar un modelo de inmersión lingüística en euskera.

Habrá paros el 9 de noviembre en las haurreskolak, el 16 entre el personal de cocina, el 23 en Educación Especial y el 30 en el colectivo de docentes. El 12 de diciembre está convocada una huelga de todos los sectores. Las centrales abertzales consideran que la red pública vive un momento «dramático» en cuanto a recursos y condiciones de trabajo de los profesores y trabajadores, según han alertado esta mañana en rueda de prensa. Reclaman aumentar las plantillas docentes en 2.000 personas, reducir la temporalidad, rebajar los ratios de alumnos por profesor un 10%, recuperar el poder adquisitivo del personal de Educación y sustituir las bajas desde el primer día, entre otras medidas.

Sin respuesta

Los portavoces sindicales aseguran que el Gobierno vasco «no da respuesta» a sus reivindicaciones, «ni tiene voluntad negociadora» por lo que «no nos queda otra opción» que « mantener movilizaciones y huelgas para tratar de revertir los recortes sufridos y la grave situación en la que se encuentra la enseñanza pública». El curso pasado ya llevaron a cabo tres jornadas de paro.

Fotos

Vídeos