«El primer error es pensar que un niño con altas capacidades es un pequeño sabio»

Maider Belda, psicopedagoga de Academia Ikasi

E. V.SAN SEBASTIÁN.

Tanto los expertos como aquellos que se han visto en la obligación de aprender sobre las altas capacidades tras el diagnóstico de un hijo coinciden en que los estereotipos no ayudan. No son «pequeños sabios», tampoco tienen por qué sacar notas brillantes o hablar con un lenguaje muy elaborado. Pueden presentar problemas de conducta o ser el rebelde de clase. La psicopedagoga de la Academia Ikasi, Maider Belda lo dice claro: «Para sacar buenas notas no hay que ser muy inteligente».

- Y al mismo tiempo, sacar malas notas no significa no serlo.

- Para que te hagas una idea, el 60% de los informes de altas capacidades que elaboro son de niños que vienen por fracaso escolar, problemas de atención, motivación...

- Si el buen rendimiento no es un síntoma directo, ¿cómo se puede detectar a nivel familiar?

- Algunos indicadores son su capacidad para realizar por sí solos ciertas cosas que no se corresponden con su edad; por lo general son niños que cuestionan mucho las normas, suelen demandar mucha atención, preguntan constantemente y a nivel familiar no es fácil. Piden mucha coherencia. Aunque luego no obedezcan necesitan comprender y cuando algo es injusto les duele mucho.

- En una clase con un niño con altas capacidades, ¿cómo se le atiende de forma individualizada sin marcar una clara distinción con el resto de compañeros?

- A estos niños les van muy bien los sistemas educativos que funcionan por proyectos, porque eso permite que cada niño o grupo profundice lo que necesite o pueda. Pero si el colegio no funciona por proyectos y el profesor tiene veinte niños, al docente no se le pueden pedir maravillas. Aunque la primera clave es que no les vean como una amenaza, que les reconozcan su condición de diferentes. Por ejemplo, si yo tengo en clase de gimnasia un niño con una pierna más corta que la otra, la clase la voy a impartir igual pero a ese alumno le exigiré de otra manera. Esto es igual. A un niño de alta capacidad si no se le enseña de forma diferente va a desconectar y va a sufrir. Si vemos que un niño no rinde conforme a su capacidad es porque le pasa algo. Y es labor de la sociedad que ese menor encuentre su espacio.

- ¿Cómo se perciben estos niños a sí mismos?

- En ocasiones como si su capacidad fuera un castigo. Otro ejemplo: el profesor manda a los alumnos hacer 50 sumas y restas, pero a este niño como sabe hacer las operaciones a la perfección y muy rápido, le manda esas 50 y para cuando termine otros tantos ejercicios. ¿Qué hace el niño? Opta por pasar desapercibido, estar toda la clase sin hacer nada y en los últimos diez minutos hacer los ejercicios, porque total para que le mande mas trabajo... Y eso ocurre. O enseñar a leer a una clase, cuando una alumna ya sabe. En ese caso, dile que lea un libro y que luego lo cuente a la clase, por ejemplo. Hay mecanismos pero los profesores se lo tienen que tomar como un reto personal.

Fotos

Vídeos