Ella a Humanidades, él a Mecánica

Ella a Humanidades, él a Mecánica

La brecha de género persiste en las aulas. Las chicas son mayoría en bachilleratos artísticos o en Ciencias Sociales y los chicos se decantan por las tecnologías

MARTA FDEZ. VALLEJO

De los 800 nuevos ingenieros de la escuela de Bilbao que han recibido este mes sus diplomas, solo el 25% son chicas. Ese porcentaje no parece que vaya a variar demasiado en los próximos años si se tienen en cuenta los datos que recoge la última estadística de actividad escolar publicada por el Eustat. El informe muestra el largo camino que queda por recorrer aún para lograr un reparto equilibrado de los estudios por los que optan alumnos y alumnas. En el Bachillerato la elección mayoritaria de las estudiantes es por las modalidades de artes, ciencias sociales y humanidades. Y en la FP, por ciclos relacionados con la imagen personal y la atención social y sanitaria. Las campañas que han puesto en marcha las diferentes instituciones para que las jóvenes opten por estudios científicos y tecnológicos tardan en dar los resultados esperados o, en el peor de los casos, el mensaje no está llegando a las chicas ni a sus familias.

Al terminar la educación obligatoria –cuarto de Secundaria , con 16 años–, el 68% de los jóvenes vascos se inclina por hacer Bachillerato y el resto, la FP Media. En el número total de alumnos de bachiller hay un equilibrio entre ambos sexos, pero el reparto entre las vías de 'letras' y las de 'ciencias' es muy desigual. Siete de cada diez estudiantes matriculados en la modalidad de Arte el pasado curso eran mujeres. El porcentaje en la vía de Humanidades es similar y en Ciencias Sociales roza el 60%. Sin embargo en las aulas de las especialidades científico-tecnológicas la presencia de chicas supera por poco el 46%.

Las distancias son aún mayores en la FP Media, en la que dos tercios de los alumnos son varones. Hay ciclos con presencia mayoritaria de chicas como los de Imagen personal (94%), servicios socioculturales y a la comunidad (77%) o los relacionados con la atención sanitaria (75%). Por el contrario, en los del ámbito de la fabricación mecánica, transporte y mantenimiento de vehículos o instalaciones su presencia no alcanza el 5%. En la FP de Grado Superior –a la que se accede con el título de Bachillerato o tras acabar los ciclos medios– un 35%son mujeres y la elección de la rama también está marcada por el género, con la mayoría de las chicas en sectores relacionados con la imagen, el cuidado de personas y la salud, la alimentación, el textil y la confección.

En el ámbito del transporte o del mantenimiento de vehículos, el porcentaje de alumnas no llega al 5%

En la Universidad se repite la tendencia: hay carreras con una alta desproporción por sexos. Persiste el predominio femenino en todas las áreas a excepción de la de Ingeniería y Arquitectura donde su peso es muy minoritario (27,4%). En el extremo opuesto, las carreras de Ciencias de la Salud siguen acaparando la mayor cuota de mujeres 75,2%, un porcentaje, además, en continúo crecimiento de curso en curso.

Un reciente estudio de la UNESCO muestra que las vocaciones científicas y tecnológicas son escasas entre las mujeres de todos los países, no es un problema de España. Ese informe internacional resalta que la elección de esas especialidades va cayendo a medida que las chicas pasan de etapa educativa: son el 49% en Bachillerato, el 32% en los grados, el 30% en másteres y el 25% en los doctorados.

Mayor éxito académico

Y las chicas se alejan de estos estudios más exigentes –registran más suspensos que los de 'letras' y humanidades– a pesar de que tienen un rendimiento académico superior al de los varones durante todo el recorrido educativo. Consiguen el graduado en Secundaria un 84,7% de mujeres frente al 74,3% de hombres. La brecha en las diferencias de resultados es aún mayor en Bachillerato. El 65% de las alumnas saca el título de esta etapa previa a la Universidad frente al 50,4% de los varones, quince puntos más.

El último informe de indicadores de la UPV/EHU presentado por el Consejo Social de la institución académica muestra que la tasa de rendimiento en los grados –los créditos aprobados por curso– es también mejor entre las estudiantes. Del mismo modo, el porcentaje de mujeres que acaban las carreras es mayor al de hombres, respecto del número de matrículas de nuevo ingreso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos